2019_07_29_Jardin san miguel foto escalera jardin

Acoso y derribo para otro edificio zaragozano, San Miguel 46. Crónica de un despropósito

 

Acoso y derribo para otro edificio zaragozano, San Miguel 46. Crónica de un despropósito

                                                    Por Belén Boloqui

 

Hace 502 años publicaba Tomás Moro  su conocido libro Utopía, estableciendo su capital  en Amaurota siendo su fundador el propio Utopo.   En Utopía escribe Tomás Moro, “donde todo está ordenado y el interés público consolidado,  es raro que sea preciso buscar sitio para las casas nuevas, pues no solo se remedian fácilmente los desperfectos en se producen  las que hay sino que se previenen los venideros. Así con mínimo  trabajo, los edificios duran mucho tiempo y los obreros de la construcción apenas tienen quehacer entre tanto, aunque estén encargados siempre de desbastar maderas y tallar y escuadrar las piedras para que las reparaciones sean más rápidas cuando llega la ocasión”. 

Cinco siglos más tarde en este país y en esta Comunidad Autónoma,  la administración en general, los políticos  y los poderes difusos,  todavía no desean enterarse en qué consiste el interés público en todo lo que concierne a la construcción. Nuestro suelo urbano  parece el tapiz de Penélope, en su versión de derribar y construir continuamente, sin miramientos, allá donde se pueda dar la especulación urbanística correspondiente,  como es el caso de la casa de San Miguel 46 en la capital del Ebro. Moro al que derriba le llama “el espíritu muelle”, así que figúrense Vds. cuántos espíritus muelles hay en Zaragoza, incontables.

En la calle San Miguel nº 46  hay, o había,  un interesante edificio, incluido su jardín histórico,  que fue remodelado a finales del siglo,  según ficha catalográfica del ayuntamiento de Zaragoza[1].Un proyecto de remodelación actual   ha dado al traste con el edificio histórico. Había que enterrar un potente  garaje de varias alturas y remodelar el  interior del inmueble y para ello era necesario derribar lo que estaba catalogado, es decir, protegido por el Ayuntamiento de Zaragoza, según la ficha comentada. Veamos lo que dice el ayuntamiento. “Grado de Protección: Interés Arquitectónico B; Intervenciones Permitidas: Rehabilitación y conservación del jardín; Elementos a conservar: Fachadas, caja de escalera, carpinterías, cerrajerías, decoraciones interiores, jardín y escalera de caracol de acceso al jardín” [de la década de 1930].

Alertada Apudepa por Elena Parra de los desvaríos evidentes que la constructora estaba llevando a cabo en el edificio y en su jardín histórico, procedente de la huerta-jardín del marqués de Campo Real, que presenta en la actualidad un lamentable aspecto,  la que esto suscribe se puso en comunicación telefónica con el jefe de servicio  de  prevención y protección e investigación de la Dirección General de Patrimonio Cultural comunicando unos hechos que  se desconocían en ese departamento.  Me consta que hubo las indagaciones oportunas  y que este servicio pudo acceder al edificio de san Miguel 46 por hallarse comprendido en el entorno protegido de la Escuela Nacional Gascón y Marín, en la plaza de los Sitios,  Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumento. De no darse esta protección  no hubiera podido entrar en el edificio el representante de la  citada Dirección General por depender   la catalogación del edificio al Plan General de Ordenación Urbana del Ayuntamiento de  Zaragoza, o al menos así se me dijo, un absurdo en toda regla que conlleva la desprotección de nuestra arquitectura en general.  A partir de ese momento entraba un nuevo actor, la Comisión Provincial de Patrimonio de Zaragoza, que en su acuerdo del 22 de marzo último alcanzaba cotas que  a mi modesto modo de entender rayan en el esperpento. Tenga el gusto el lector de releer ahora la ficha del ayuntamiento de Zaragoza que he recogido en el párrafo anterior  y cotejarla con uno de los puntos que esa “iluminada Comisión” ha dictaminado:  “Una vez derribado el edificio, con el solar limpio y previo a la excavación de los sótanos, se realizarán los sondeos necesarios a determinar por la Dirección General de Patrimonio Cultural y será realizada por técnicos correspondientes en la materia. La intervención quedará condicionada a las Resoluciones que se emitan desde la Dirección General de Patrimonio Cultual sobre los resultados arqueológicos presentados“. En fin, que con toda impunidad la Comisión  bendice el derribo del edificio  y  alude al solar limpio…y una se pregunta que para qué existen las catalogaciones de protección y en concreto esta de Interés Arquitectónico B. Sobre esta resolución Apudepa y la Federación de Barrios han presentado recurso de alzada ante la consejera de Educación, Cultura y Deporte.

Y como esta historia parece un sainete, a su vez el ayuntamiento de Zaragoza  por  esas misma fechas de marzo paralizó las obras de reforma del citado edificio por incumplimiento de la licencia urbanística por parte de la promotora, G3 Gestión de Proyectos, al haber sido detectadas en una inspección diversas irregularidades por no  respetar la catalogación patrimonial del inmueble, tal y como informó Arainfo[2].

Y si miramos  cómo se anuncian G3 Gestión de Proyectos, leeremos:: En pleno centro de Zaragoza, en el entorno de la Plaza de los Sitios, donde confluyen el Casco Histórico de la ciudad y su zona financiera y más comercial creamos el “Oasis” de San Miguel 46. 12 viviendas y áticos personalizados de máxima calidad, en una finca singular y representativa que se rehabilita por completo, recuperando parte de la historia de Zaragoza, manteniendo sus elementos protegidos y recuperando la esencia de su antiguo jardín con elementos de la extinta fundición Averly, especies arbóreas centenarias y un tramo descubierto de la antigua Muralla Medieval[3].  La promotora tiene el desvergüenza  de publicitarse como que la finca se rehabilita por completo, recuperando parte de la historia de Zaragoza. Y yo me pregunto si la piscina la emplazan en el antiguo jardín histórico (protegido por el ayuntamiento) porque la foto que incluyen es de una modernidad rabiosa ¡Qué desfachatez! Fin del sainete,  I Parte.

[1] https://www.zaragoza.es/ciudad/urbanismo/planeamiento/detalle_Catalogo?id=1469

[2] http://arainfo.org/urbanismo-paraliza-la-obra-de-san-miguel-46/ (consulta a 20 de mayo del 2018).

[3] https://www.idealista.com/obra-nueva/34438573/ (consulta a 20 de mayo del 2018).

*Artículo escrito y entregado en junio de 2018 para la revista Aragón del SIPA, por encargo de la misma. No se publicó porque posteriormente a la comisión de redacción no le pareció conveniente.

2b016cca2a2c6b0e6aabb56341356a0f

Actividades Apudepa, semana 11 al 16 de diciembre 2017

0CC16C04-6E91-4A72-BEE8-9437104E2C92 - copia

Esta semana tenemos previsto asisitir y participar en varios e interesantes actos. Os dejamos un listado detallado por si queréis sumaros a estas experiencias sin duda interesantes.

Lunes 11 de diciembre:

  1. Presentación libro de Salvador Trallero, socio de Apudepa y editor en Sariñena presenta su libro de fotografías  Barcelona Antigua. Espacio del Corte Inglés, paseo de  Independencia, Zaragoza,  a las 19:30 -18:30.
  2. A PLANTAR FUERTE: FORO PARA EL EMPODERAMIENTO SOCIAL. El lunes 11 de diciembre a las 19 horas en el Aula Magna de la Facultad de Filosofía y Letras del Campus de la Universidad de Zaragoza empieza a crecer este espacio de trabajo en común de distintas personas y organizaciones aragonesas. Se debatirá sobre economía y derechos laborales, territorio y mundo rural, ecofeminismo y desarrollo sostenible, a partir de las introducciones de Yayo Herrero, Eduardo Navarro y Bruno Estrada.

Jueves 14 de diciembre: en la Harinera de Zaragoza, Avda. San José, 201 Zaragoza. De 17:00 a 20:00 horas tendrá lugar el actor formativo “Lo que pudo ser y fue.  Del edificio abandonado al referente cultural”. Participa Apudepa, a las 19,10 Debate. “Preservar espacios para la Cultura, el noble fin, el doble fin”. Moderado por nuestro presidente Carlos Bitrián. Inscripciones gratuitas en www.procura.org

 Sábado 16 de diciembre (importante, se ruega asistencia de los socios).

1.  10 a 14 h.  Encuentro de la junta  con los socios, Centro Luis Buñuel, entrada por plaza de Santo Domingo. Presentación de la conclusiones del encuentro de la Junta en Biscarrués. A los socios se les ha adjuntado dos archivos con las “Conclusiones provisionales” para su lectura y estudio. Se ruega la asistencia de los socios. Una brevísima recensión del encuentro  se ha subido en el blog de esta página.

2.   14 a   17 h. Comida de socios de Apudepa y entrega del XIII Premio Apudepa a Francisco Burillo catedrático de Prehistoria de la Universidad de Zaragoza, por su clarividente, decidida y valiente apoyo en la defensa ejercizada por  Apudepa en el tribunal de Huesca a favor de la Cueva Chaves (Huesca),  expoliada por su propietario Victorino Alonso. El premio es obra del socio Joaquín Ferrer que la ha donado. Conste aquí nuestro agradecimiento.

twitter Apudepa https://twitter.com/apudepa?lang=es

facebook Apudepa https://www.facebook.com/apudepa/

Instagram Apudepa https://www.instagram.com/apudepa/

 

IMG_8434

Apudepa pide al Ayuntamiento de Zaragoza la catalogación de las primeras casas de la avenida Cataluña

Fotografías Apudepa.

Apudepa ha solicitado al ayuntamiento de Zaragoza y al Gobierno de Aragón la incoación de los expedientes correspondientes para la protección y conservación de los edificios sitos en los números 260, 262, 264 y 268 de la avenida de Cataluña de Zaragoza, así como de cuantos otros puedan reputarse de interés en la manzana. Las razones para la catalogación solicitada se explican en las solicitudes presentadas:

En la avenida de Cataluña existe actualmente un conjunto de casas de notable interés arquitectónico, constructivo e histórico. Se trata de edificios probablemente vinculados a alguna de las industrias de la zona. Son inmuebles que ayudarán a comprender en el futuro la implantación suburbial en la primera Zaragoza industrial. Por ello, por la calidad constructiva y arquitectónica y por constituir testimonios importantes de la deuda de la primera arquitectura industrial con los sistemas populares, se trata de edificios dignos de protección.

El inmueble sito en el número 264 es quizá el más interesante, pues mezcla de manera exquisita el uso de materiales y sistemas populares (muro de adobes sobre piedra de yeso en el primer piso para evitar las humedades) con la seriación industrial y el refuerzo en esquinas y cercos de los huecos mediante ladrillo y una composición con cierta voluntad representativa. Se trata de una arquitectura propia de finales del siglo XIX que en Zaragoza, puede relacionarse incluso con viviendas como la de Averly, excepcional fundición vilmente destruida en gran parte con la bendición del Gobierno de Aragón y del Ayuntamiento de Zaragoza. La planta baja, muy modificada, muestra hoy una puerta grande para vehículos y una lateral de acceso a la vivienda. La planta primera, que enfatiza su carácter de planta noble, se abre mediante tres huecos que protagonizan la composición del edificio, rematados por una cornisa curva. La planta bajo cubierta se abre mediante tres pequeños huecos alineados a los anteriores. Un alero de ladrillo remata la fachada. Se da en esta construcción el mismo hueco bicromático (ladrillo rojo-revoco pálido) que en otras construcciones industriales de la ciudad. El edificio ya existía en 1892, pues aparece señalado en el plano del término municipal de Dionisio Casañal de esa fecha como “Casa de M. Gracia”. Aunque no conocemos más datos al respecto para formular hipótesis sólidas, podemos señalar que Mariano Gracia Albacar fue un notable zaragozano que, además de otras cosas, era descendiente de una “dinastía de expertos alarifes”, de los que según Valenzuela “aprendió su entrañable amor a nuestra ciudad, su afición a las artes constructivas y sus conocimientos que le sirvieron para desempeñar hábilmente, durante muchos años su profesión de delineante en las oficinas del Canal Imperial” (Valenzuela la Rosa, José. Algunos hombres que yo he conocido… Zaragoza: Publicaciones de La Cadiera, 1957. Página 27).

El inmueble sito en el número 262, más sencillo, comparte características constructivas y, además, conserva la planta baja en su estado original, Posee una única planta con tres huecos, de los que el central es más largo. Los tres huecos se corresponden con tres puertas en planta baja.

El inmueble sito en el número 260, un conjunto de dos viviendas, comparte algunas características aunque parece algo posterior. De la misma manera el número 268, algo retirado respecto de la línea de la calle. En conjunto, conforman un interesante ejemplo de la arquitectura suburbial de la ciudad en el momento de su industrialización, así como el paso de una arquitectura popular a otra de carácter más industrial u obrero.

Apudepa es conocedora de que los edificios cuya catalogación y conservación se solicitan se sitúan en una zona afectada por la ampliación de la avenida de Cataluña. No obstante, la Asociación entiende que la arquitectura y el urbanismo adecuados, mediante soluciones imaginativas, pueden lograr la compatibilidad entre dicho proyecto, si es que finalmente se ejecuta, y la conservación de los bienes. Zaragoza no es solo su conjunto monumental y su memoria debe preservar etapas que, de otro modo, caerán en un imperdonable olvido.

montañana

Apudepa pide al Ayuntamiento y al Gobierno de Aragón que protejan la casa de La Montañanesa y eviten su derribo

Apudepa pide al Ayuntamiento y al Gobierno de Aragón que protejan la casa de La Montañanesa y eviten su derribo

La Asociación de Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés, Apudepa, ha recibido información relativa a un presunto intento de derribo de la casa del director de La Montañanesa, en la avenida de Montañana número 429. Se trata de uno de los pocos elementos originales que se conservan (o se conocen) de una de las industrias históricas de Zaragoza, la papelera La Montañanesa (hoy Torrespapel).

Apudepa ha trasladado al Ayuntamiento de Zaragoza y a la Diputación General de Aragón que se trata “de un inmueble de dos plantas con cubierta a 4 aguas que forma un volumen compacto. Aunque de composición sencilla, posee una evidente voluntad de prestancia y una elegante combinación de elementos constructivos y decorativos. Las ventanas, grandes en las fachadas longitudinales y más estrechas en las laterales, están cercadas por una moldura coronada por un remarque de ladrillo a sardinel, dispuesto a modo de arco recto. Las esquinas de la casa están también reforzadas por pilastras de ladrillo y, como elementos horizontales, destacan la línea de imposta con decoración cerámica azul y blanca entre hiladas de ladrillo, que marca la separación de ambas plantas, y el cornisamento, con hermoso y sencillo alero de ménsulas de ladrillo.

Por sus características, y a falta de un estudio bibliográfico y documental suficiente, la casa parece obra de comienzos del siglo XX, tal vez de la segunda década. Sin duda, es un elemento de interés no únicamente por su valor arquitectónico, sino también como inmueble representativo de una de las más importantes y antiguas industrias zaragozanas. En relación con el urbanismo de la zona, se trata de un edificio importante de la memoria industrial de Montañana y un componente de la identidad del barrio”.

Apudepa considera que sería imperdonable que Zaragoza perdiese nuevamente uno de los elementos importantes de su patrimonio industrial.

Apudepa, 6 de junio de 2017.

Teatro Fleta, foto CB

Apudepa denuncia la vergonzosa situación del Teatro Fleta y exige finalizar sus obras

El Teatro Fleta en la actualidad. Fotografía CB. 

Apudepa urge al Gobierno de Aragón a que solucione la vergonzosa situación del Teatro Fleta, ejecute obras provisionales de protección y prepare las obras definitivas

La Asociación de Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés, Apudepa, quiere llamar la atención sobre el penoso estado de abandono en que se encuentra el Gran Teatro Fleta, en Zaragoza, propiedad del Gobierno de Aragón, edificio catalogado que constituye una de las grandes muestras del racionalismo en la ciudad. Por eso, Apudepa hace un llamamiento al Gobierno de Aragón para que actúe de inmediato en dos líneas paralelas e igual de importantes: la primera, actuar de urgencia para proteger las estructuras a la intemperie, y la segunda para que, como propietario y administración competente, concluya las obras del edificio y lo abra al público como el gran equipamiento cultural que debería ser.

Apudepa ha presentado ante el Gobierno de Aragón un escrito en el que pone de manifiesto la desoladora situación del teatro y exige la realización de las obras provisionales oportunas para que queden protegidas las estructuras durante el tiempo que falta para el inicio de la finalización de las obras.

Asimismo, Apudepa pide a todos los grupos de las Cortes de Aragón que habiliten una partida presupuestaria para la ejecución de los trabajos y para el inicio de las obras definitivas, que ya cuentan con un proyecto ejecutivo fruto de un concurso, sin perjuicio de que pueda reformarse para su mejor adecuación a la protección legal del inmueble.

La Asociación considera que esta intervención es prioritaria en materia de patrimonio, advierte del peligro de deterioro del inmueble catalogado y denuncia la vergonzosa dejación que todos los Gobiernos de Aragón, incluido el actual, han hecho al respecto.

Apudepa, 27 de marzo de 2017.

torreón endesa

Apudepa denuncia el derribo del “Edificio Torreón” cuya catalogación solicitada por Apudepa en 2015 está pendiente

NUEVO ATENTADO CONTRA EL PATRIMONIO ARAGONÉS

Apudepa denuncia el derribo del “Edificio Torreón”, sede de Endesa en Zaragoza, cuya catalogación solicitada por Apudepa en 2015 está pendiente

Apudepa ha conocido hoy el derribo del Edificio Torreón, una de las edificaciones industriales de posguerra más destacadas de la ciudad. El edificio, de inspiración neomudéjar, destacaba por el elegante torreón de su esquina y por la distinguida fachada de resonancias clásicas abierta a la Vía Ibérica, que conferían al conjunto un carácter representativo y singular. Las fachadas eran de ladrillo, que en el edificio se combinaba con el hormigón visto en una interesante composición. Ocho grandes huecos verticales de orden industrial componían la parte principal de la fachada, rematada por los respectivos huecos que conforman a su vez una especie de galería evocadora de las tradicionales galerías aragonesas.

Se trataba, tal y como Apudepa apuntó en la solicitud de catalogación, de una “muestra interesante de la arquitectura de las décadas centrales del siglo XX, fuertemente movida por el proceso de búsqueda de un estilo determinado por la tradición arquitectónica propia. Y, a la vez, es también muestra de una determinada apuesta por lograr una armónica fusión entre el moderno uso industrial y la composición tradicional”.

A la vista de los evidentes valores históricos y arquitectónicos del edificio, Apudepa solicitó al Gobierno de Aragón su catalogación en 2015. Recibida una carta del Gobierno mediante la que se solicitaba más información, Apudepa respondió, en el transcurso de una reunión mantenida, que era competencia de la administración, que es la que tiene recursos personales y económicos, el análisis visual e histórico del edificio.

Pese a que la solicitud de catalogación lleva un año pendiente, la Asociación no ha recibido ninguna otra respuesta por parte del Gobierno de Aragón, por lo que el expediente se mantenía vivo. La Asociación puso la situación en conocimiento del Ayuntamiento de Zaragoza y solicitó sin éxito la suspensión de la licencia de derribo. Nada de ello ha impedido el derribo de los cuerpos principales del edificio, lo que constituye un hecho gravísimo.

Apudepa denuncia que, tras los salvajes derribos de Averly y la ermita de Los Palacios, está nueva destrucción pone de manifiesto la absoluta incapacidad del Gobierno de Aragón para garantizar la conservación del patrimonio aragonés y pide la adopción de inmediatas responsabilidades políticas.

26 de agosto de 2016.

19-20

Apudepa solicita el traslado de la colonia de gatos que afecta a la conservación del Teatro Romano

Apudepa solicita al Ayuntamiento de Zaragoza que traslade la colonia de gastos que está afectando a la conservación del Teatro Romano de Zaragoza.

Redescubierto en 1973, el Teatro Romano de Zaragoza, es uno de los principales monumentos de la ciudad, declarado Bien de Interés Cultural. Es evidente que el bien necesita un adecuado mantenimiento a todos los niveles, por lo que la presencia de una colonia gatuna en el monumento no resulta compatible con la óptima conservación de las delicadas estructuras arqueológicas. Así, la presencia de los gatos provoca visiblemente problemas de mantenimiento que conviene prevenir de manera inmediata.

Leer más