Acoso y derribo para otro edificio zaragozano, San Miguel 46. Crónica de un despropósito

 

Acoso y derribo para otro edificio zaragozano, San Miguel 46. Crónica de un despropósito

                                                    Por Belén Boloqui

 

Hace 502 años publicaba Tomás Moro  su conocido libro Utopía, estableciendo su capital  en Amaurota siendo su fundador el propio Utopo.   En Utopía escribe Tomás Moro, “donde todo está ordenado y el interés público consolidado,  es raro que sea preciso buscar sitio para las casas nuevas, pues no solo se remedian fácilmente los desperfectos en se producen  las que hay sino que se previenen los venideros. Así con mínimo  trabajo, los edificios duran mucho tiempo y los obreros de la construcción apenas tienen quehacer entre tanto, aunque estén encargados siempre de desbastar maderas y tallar y escuadrar las piedras para que las reparaciones sean más rápidas cuando llega la ocasión”. 

Cinco siglos más tarde en este país y en esta Comunidad Autónoma,  la administración en general, los políticos  y los poderes difusos,  todavía no desean enterarse en qué consiste el interés público en todo lo que concierne a la construcción. Nuestro suelo urbano  parece el tapiz de Penélope, en su versión de derribar y construir continuamente, sin miramientos, allá donde se pueda dar la especulación urbanística correspondiente,  como es el caso de la casa de San Miguel 46 en la capital del Ebro. Moro al que derriba le llama “el espíritu muelle”, así que figúrense Vds. cuántos espíritus muelles hay en Zaragoza, incontables.

En la calle San Miguel nº 46  hay, o había,  un interesante edificio, incluido su jardín histórico,  que fue remodelado a finales del siglo,  según ficha catalográfica del ayuntamiento de Zaragoza[1].Un proyecto de remodelación actual   ha dado al traste con el edificio histórico. Había que enterrar un potente  garaje de varias alturas y remodelar el  interior del inmueble y para ello era necesario derribar lo que estaba catalogado, es decir, protegido por el Ayuntamiento de Zaragoza, según la ficha comentada. Veamos lo que dice el ayuntamiento. “Grado de Protección: Interés Arquitectónico B; Intervenciones Permitidas: Rehabilitación y conservación del jardín; Elementos a conservar: Fachadas, caja de escalera, carpinterías, cerrajerías, decoraciones interiores, jardín y escalera de caracol de acceso al jardín” [de la década de 1930].

Alertada Apudepa por Elena Parra de los desvaríos evidentes que la constructora estaba llevando a cabo en el edificio y en su jardín histórico, procedente de la huerta-jardín del marqués de Campo Real, que presenta en la actualidad un lamentable aspecto,  la que esto suscribe se puso en comunicación telefónica con el jefe de servicio  de  prevención y protección e investigación de la Dirección General de Patrimonio Cultural comunicando unos hechos que  se desconocían en ese departamento.  Me consta que hubo las indagaciones oportunas  y que este servicio pudo acceder al edificio de san Miguel 46 por hallarse comprendido en el entorno protegido de la Escuela Nacional Gascón y Marín, en la plaza de los Sitios,  Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumento. De no darse esta protección  no hubiera podido entrar en el edificio el representante de la  citada Dirección General por depender   la catalogación del edificio al Plan General de Ordenación Urbana del Ayuntamiento de  Zaragoza, o al menos así se me dijo, un absurdo en toda regla que conlleva la desprotección de nuestra arquitectura en general.  A partir de ese momento entraba un nuevo actor, la Comisión Provincial de Patrimonio de Zaragoza, que en su acuerdo del 22 de marzo último alcanzaba cotas que  a mi modesto modo de entender rayan en el esperpento. Tenga el gusto el lector de releer ahora la ficha del ayuntamiento de Zaragoza que he recogido en el párrafo anterior  y cotejarla con uno de los puntos que esa “iluminada Comisión” ha dictaminado:  “Una vez derribado el edificio, con el solar limpio y previo a la excavación de los sótanos, se realizarán los sondeos necesarios a determinar por la Dirección General de Patrimonio Cultural y será realizada por técnicos correspondientes en la materia. La intervención quedará condicionada a las Resoluciones que se emitan desde la Dirección General de Patrimonio Cultual sobre los resultados arqueológicos presentados“. En fin, que con toda impunidad la Comisión  bendice el derribo del edificio  y  alude al solar limpio…y una se pregunta que para qué existen las catalogaciones de protección y en concreto esta de Interés Arquitectónico B. Sobre esta resolución Apudepa y la Federación de Barrios han presentado recurso de alzada ante la consejera de Educación, Cultura y Deporte.

Y como esta historia parece un sainete, a su vez el ayuntamiento de Zaragoza  por  esas misma fechas de marzo paralizó las obras de reforma del citado edificio por incumplimiento de la licencia urbanística por parte de la promotora, G3 Gestión de Proyectos, al haber sido detectadas en una inspección diversas irregularidades por no  respetar la catalogación patrimonial del inmueble, tal y como informó Arainfo[2].

Y si miramos  cómo se anuncian G3 Gestión de Proyectos, leeremos:: En pleno centro de Zaragoza, en el entorno de la Plaza de los Sitios, donde confluyen el Casco Histórico de la ciudad y su zona financiera y más comercial creamos el “Oasis” de San Miguel 46. 12 viviendas y áticos personalizados de máxima calidad, en una finca singular y representativa que se rehabilita por completo, recuperando parte de la historia de Zaragoza, manteniendo sus elementos protegidos y recuperando la esencia de su antiguo jardín con elementos de la extinta fundición Averly, especies arbóreas centenarias y un tramo descubierto de la antigua Muralla Medieval[3].  La promotora tiene el desvergüenza  de publicitarse como que la finca se rehabilita por completo, recuperando parte de la historia de Zaragoza. Y yo me pregunto si la piscina la emplazan en el antiguo jardín histórico (protegido por el ayuntamiento) porque la foto que incluyen es de una modernidad rabiosa ¡Qué desfachatez! Fin del sainete,  I Parte.

[1] https://www.zaragoza.es/ciudad/urbanismo/planeamiento/detalle_Catalogo?id=1469

[2] http://arainfo.org/urbanismo-paraliza-la-obra-de-san-miguel-46/ (consulta a 20 de mayo del 2018).

[3] https://www.idealista.com/obra-nueva/34438573/ (consulta a 20 de mayo del 2018).

*Artículo escrito y entregado en junio de 2018 para la revista Aragón del SIPA, por encargo de la misma. No se publicó porque posteriormente a la comisión de redacción no le pareció conveniente.

APUDEPA DENUNCIA LA DESTRUCCIÓN DE UN JARDÍN HISTÓRICO PROTEGIDO EN LAS OBRAS DE UN EDIFICIO EN LA CALLE SAN MIGUEL DE ZARAGOZA

La empresa G3 Gestión de Proyectos ha destruido el jardín estaba en el número 46 de dicha calle en el transcurso de unas obras que ya fueron paralizadas por el Ayuntamiento de Zaragoza por ejecutar obras que no respetaban la catalogación patrimonial del inmueble

Desde Apudepa se denuncia que “la empresa ha acabado con lo que quedaba de un jardín que tenía origen en el siglo XVII y que contaba con elementos decorativos de forja de principios del XX, todo ello catalogado y protegido en el Catálogo de interés Histórico-Artístico de la ciudad de Zaragoza”

Según el mencionado catálogo está permitido la rehabilitación y conservación del jardín, debiendo conservarse fachadas, caja de escalera, carpinterías, cerrajerías, decoraciones interiores, jardín y escalera de caracol de acceso al jardín.  Apudepa considera que “como se puede ver en las fotos, lo que ha hecho G3 es arrasar con el jardín histórico. Además, la promotora tiene la desvergüenza de publicitarse de forma engañosa, como si la finca se rehabilitase por completo, recuperando parte de la historia de Zaragoza. El hecho de remplazar en el antiguo jardín histórico (protegido por el ayuntamiento)  por una vegetación de una modernidad rabiosa, nada tiene que ver con el pasado del jardín histórico“

Apudepa insiste en que “Ha fallado Inspección Urbanística del Ayuntamiento de Zaragoza en el tema de las obras de la promotora y el debido cumplimiento a la ficha del catálogo. También ha fallado la Comisión Provincial de Patrimonio de Zaragoza porque la resolución que hicieron al respecto de esta obra es una ofensa a la inteligencia y a su papel de defensora del patrimonio cultural”.

La organización de defensa del patrimonio aragonés va a recabar todos los datos posibles para ejercer  las acciones que considerase necesarias y ojalá que esta nueva destrucción del patrimonio de todos los aragoneses no quede impune. Considera que la constructora debería pagar por lo que ha hecho, multa por todos los derribos improcedentes y por la remoción indebida de bienes muebles, así como retornar el jardín a su origen en la medida de lo posible, aunque nunca será lo mismo, ni la casa, ni el jardín.

NOTA DE PRENSA DE LA ASOCIACIÓN DE VECINOS DEL CASCO VIEJO OSCE BIELLA DE HUESCA

osce-biella

La ASOCIACIÓN DE VECINOS DEL CASCO VIEJO OSCE BIELLA ha presentado 18 razones, amparadas en la legislación y la normativa de patrimonio, para solicitar la preservación máxima del edificio histórico que se planea derribar en la plaza de san Pedro de Huesca.

Con una intención colaborativa y participativa, la Asociación quiere transmitir a Urbanismo del Ayuntamiento, la necesidad de políticas conservacionistas que no permitan convertir nuestro barrio (declarado por decreto estatal CONJUNTO HISTÓRICO-ARTÍSTICO DESDE 1971) en una zona arrasada por los derribos, el abandono y las pérdidas.

La ASOCIACIÓN DE VECINOS DEL CASCO VIEJO OSCE BIELLA aboga por la dignidad del Casco, conjunto patrimonial HISTÓRICO-ARTÍSTICO, entendiendo por dignidad la Preservación y la Conservación Integrada de todos los edificios antiguos, entornos y ambientes protegidos por la legislación europea, estatal, autonómica y local.

Nuestras razones comienzan con las 3 Declaraciones de Protección que recibe el inmueble y su entorno de la legislación española.
Le siguen 2 razones amparadas en Convenios del Consejo de Europa ratificados por España.
El resto están apoyadas por Declaraciones del Consejo de Ministros de Europa, Conferencias internacionales, Manifiestos Nacionales y Cartas del Restauro.

– El edificio del siglo XVIII que se pretende hacer desaparecer está protegido por decreto estatal donde se declara Conjunto Histórico Artístico TODO el Casco Antiguo de la ciudad.
– Está protegido por la ley de Patrimonio Cultural Aragonés por ser entorno protegido del conjunto románico de S. Pedro el Viejo.
– Está protegido por el Plan Especial de Mejora Urbana y Rehabilitación Integral del Centro Histórico de Huesca.
– Está protegido por el Convenio multinacional para la Salvaguarda del Patrimonio Arquitectónico de Europa, ratificado por España, luego de obligado cumplimiento, que suscribe el compromiso de evitar la desfiguración, degradación o demolición de los Bienes Protegidos.
– Está protegido por el Convenio Marco del Consejo de Europa sobre el Valor del Patrimonio Cultural para la Sociedad, Ratificado por España, luego de obligado cumplimiento, donde hay artículos para el compromiso de cerciorarse de que las reglamentaciones generales de carácter técnico tengan en cuenta las necesidades específicas de Conservación del Patrimonio.

La Asociación de Vecinos del Casco Viejo no desea tener un barrio derribado como si de un bombardeo se tratase, lleno de solares y entornos degradados.
Un barrio digno no es un barrio desolado.
Un barrio digno es el que conserva su legado y no lo destruye. Porque podemos decir al amparo de la Constitución y de la ley de Patrimonio, que el barrio, además de una suma de propiedades privadas, también constituye un espacio público que pertenece a todas las personas y que nos afecta a todas.
Un barrio digno es aquel en el que se respeta la normativa europea, estatal, autonómica y local en materia de protección de sus bienes patrimoniales.

Demoler no es conservar, es lo contrario, es destruir.
Demoler no es dignificar un barrio. Un barrio se dignifica manteniendo en buenas condiciones su patrimonio y facilitando las condiciones de desarrollo socioeconómico. Con el barrio lleno de solares, demoliciones y abandono, no hay desarrollo posible.
La conservación del patrimonio, además de ser una obligación legal y moral, siempre genera desarrollo y prosperidad.
Cierto que necesitamos dignificar el Casco, La Asociación trabaja por ello todo el año. Y si realmente se desea mejorarlo, necesitamos crear un Plan Director, aparcamientos dignos y soluciones en movilidad, resolver la rehabilitación del Seminario, resolver el entorno catedral, necesitamos pavimentos y aceras dignas, bibliotecas, musealizar las ruinas del círculo católico, parques infantiles, apoyo a la rehabilitación, a la integración, bancos, papeleras, apoyo a la igualdad, al desarrollo, al comercio, a la tercera edad y a la cultura… Pero no necesitamos más
derribos.

La ASOCIACIÓN DE VECINOS DEL CASCO VIEJO OSCE BIELLA aboga por un barrio vivo, vivido, íntegro y próspero. El desarrollo del comercio, de las familias, de los centros creativos y culturales, del turismo, etc. pasa necesariamente por mantener y potenciar la esencia del barrio: un entorno humanizado y estético, cuidado y determinado por el legado de los estratos históricos que nos hablan de memoria y continuidad, que nos acompañan y enriquecen.

EL CONVENTO DE SAN RAFAEL DE BELCHITE SE ENCUENTRA EN UNA SITUACIÓN DE RUINA INMINENTE

2019_05_15_convento de san rafael de belchite

 

Apudepa y la Asociación Cultural El Allondero llaman la atención sobre la situación de este edificio que se encuentra dentro del conjunto del pueblo viejo de Belchite  declarado Sitio Histórico.

Desde las asociaciones se llama la atención sobre la situación de este edificio que conserva casi todos sus muros perimetrales en su primer tramo pero que tiene serios problemas la fachada que ha quedado completamente exenta del resto del edificio. Durante muchos años estuvo apuntalada con vigas metálicas  A día de hoy, un pequeño talud de ladrillo y un dintel de madera soportado por dos maderos en su acceso principal, son los únicos apoyos de la fachada; que además presenta un ligero pandeo hacia su cara exterior y grietas.

Este convento es una construcción barroca de finales del siglo XVIII realizada en ladrillo, mampostería y molduras. El edificio de la iglesia formaba parte del convento de las madres dominicas del pueblo viejo de Belchite. Durante la última guerra el edificio quedó afectado, construyéndose después de la misma un nuevo convento en el pueblo nuevo.

Desde  Apudepa y El Allondero afirman que “además de la posible pérdida patrimonial de la destrucción del convento, su estado está suponiendo un peligro para los visitantes y personal de Belchite Turismo, así como para el edificio colindante, la que fue la iglesia parroquial de la villa, San Martín de Tour”. Ambas asociaciones recuerdan que “se trata de un edifico de excelente arquitectura de la ilustración que no podemos perder y que habría que consolidar como ruina”.

Apudepa recuerda que “Belchite viejo” está catalogado como Sitio Histórico y es símbolo de la Guerra Civil y a pesar de eso no ha logrado que ni el Ayuntamiento de Belchite y ni la DGA se impliquen apenas nada. La ruina del pueblo avanza y dentro de poco no quedará más que el recuerdo de un pueblo que pudo recuperarse en su momento y conservar los restos después”.

En suma, se trata un edificio de excelente arquitectura de la Ilustración que no podemos perder y que habría que consolidar como ruina.

Paseo por la Zaragoza inmatriculada

?
?

 

Hoy 4 de mayo de 2019 las asociaciones APUDEPA y MHUEL acompañadas por las vecinales del Casco Histórico han paseado con curiosidad la ruta de la Zaragoza inmatriculada “Del Gancho al Gallo” como otra forma de hacer turismo cultural por nuestra ciudad.

El punto de encuentro ha sido la plaza de San Pablo, donde Pilar y Claudia historiadoras del arte y Jorge especialista en patrimonio inmatriculado y laicismo, han enganchado nuestra curiosidad por aprender con el conocimiento, ciencia y juventud que han aportado.

Siglos y expresiones artísticas de forma horizontal al padre Ebro han fluido por adoquines de paso con las miradas puestas entre San Juan de los Panetes, La seo y La Magdalena con la transversalidad del mercadillo ecológico en la plaza del Pilar y los tropezones de las inmatriculaciones. (Inmatricular una iglesia es registrarla por primera vez como propiedad privada de la Iglesia,… cuando ha sido por los siglos de los siglos un bien común de todos y de ningún)

Los documentos registrales aclaran con sus fechas que los cuatro templos fueron inmatriculados en fraude de ley, antes de la reforma de Aznar de 1998, solo San Juan de los Panetes se ha podido recuperar tras denuncia judicial. Olores de cercanía al vermú han puesto en “El Millán” un punto y seguido a las luces y sombras de las ramas engalanadas del paisaje.


El Gancho y el Gallo se han enredado, una vez más, de cultura primaveral.

 

Atentamente 

 APUDEPA                     MHUEL

 

Castillo de Cutanda

cutanda

NUESTROS DIARIOS “Notre-Dame”. Teruel: Castillo de Cutanda.

…Y tu eclipse será como el luto

que diga a las gentes

el dolor que su muerte les causa…

Avempace 1080-1138

 

No es un incendio, porque el fuego apenas habría tenido qué quemar. La destrucción repentina y el componente simbólico de la catedral parisina ha causado la conmoción de una llamada universal y ha puesto sobre la mesa muchos más elementos de reflexión que los de las imágenes: Francia y la humanidad perdiendo un trozo del trabajo hecho belleza manual. Un trozo de HISTORIA.

Pues bien, ALERTA: eso mismo está pasando diariamente en nuestro territorio, solo que la destrucción no son las llamas: Es la desidia institucional.

La pérdida, por mucho más cercana y humilde debiera estar conmoviendo mucho, muchísimo más la conciencia y cerebros de nuestras administraciones democráticas. Hoy, entre todas esas pérdidas de elegía, sin olvidar el eco de ninguna, por haber resonado más al alma mía, la mano de mi rabia escoge una: el CASTILLO DE CUTANDA.

El ejemplo de la ciudadanía debiera haber resonado en el alma administrativa como un toque de campanas a rebato para actuar de forma inmediata y veloz -no como lo han hecho- cuando, hace más de un año los vecinos de este pequeño pueblo turolense, solo ELLOS, los vecinos, ante el alarmante estado de abandono en que la Administración tenía los restos del castillo histórico -cuya construcción original fue anterior a la de Notre-Dame- instaron al Ministerio de Hacienda la conservación, consolidación y restauración de un Bien cuyo DUEÑO -de éste y los demás castillos-, por lo menos desde 1949 es el Estado (Decreto de 22 de abril, BOE 5 de mayo 1949) y sigue siéndolo.

Antes de dirigirse al Ministerio, los vecinos comprobaron la idoneidad del destinatario: En efecto la propiedad había pasado al Estado democrático que, según Ley 16/1985 del Patrimonio Histórico Español, los había considerado BIC (Bien de Interés Cultural) y asímismo la Ley 3/1999 del Patrimonio Cultural de Aragón, los declaraba como tal apareciendo el de Curanda en la relación de castillos aragoneses (Orden de 17 de abril, 2006, BOA 22 de mayo 2006, p. 6932)

Ante el aviso “de los paisanos de aquel municipio perdido cuyo nombre…”, el correspondiente funcionario de la más alta instancia estatal tomó una ÚNICA simple medida reglamentaria de rutina:   vallar el recinto del castillo para evitar desgracias personales por desprendimiento de piedras. Ningún compromiso ni actuación más (Véase Diario de Teruel, 28 de marzo 2019, p. 19)

La decepción fue mayúscula. Ahora bien ¿Por qué ninguna voz, salvo la de los ciudadanos, se ha levantado desde las diversas instituciones aragonesas uniéndose a la reivindicación de los vecinos? Porque en la lucha contra la despoblación que mueve este trozo de España vaciada de la provincia de Teruel, el gobierno Autónomo debería abanderar las iniciativas vecinales ¿o no? ¿Qué lo impide?

castillo cutanda

Fuente: Diario de Teruel.

Los habitantes del Jiloca sí han comprendido desde hace tiempo que la conservación y el respeto al Patrimonio Cultural es mucho más que un número y un nombre en un listado. Ellos no consideran el territorio de su comarca como “espacio perdido sin futuro”, no miran el Patrimonio Cultural solo desde el punto de vista comercial como “producto económico” sino como los trozos de vida de sus antepasados en cada calle, casa, edificio y paisaje a través del que se mantienen unidos a su historia familiar e identificados como grupo: esos son los lazos culturales. Y ahí el Patrimonio se convierte en fuente de empleo con alternativas sostenibles y diversificadas para vivir dignamente ellos y/o sus hijos en comunidades más humanizadas y gratificantes.

En la Comarca del Jiloca, tanto los vecindarios estables como los desgraciadamente obligados a la emigración desde 1960 al presente, han permanecido y permanecen unidos a su tierra de origen y atentos a sus vicisitudes. Saben que sus antecesores no dejaron por gusto los pueblos. Llevan años trabajando callada y concienzudamente sobre la comarca, haciendo proyectos sólidamente planteados a varios niveles con los que demuestran saber lo que quieren para el desarrollo global del territorio. El suyo es la apuesta de la ciudadanía y sus Asociaciones al margen de intereses partidistas que prometen y olvidan, ponen y quitan peones.

Cuando la escasa población de una comarca, respalda a los vecinos de Cutanda que centran en un elemento del Patrimonio sus ideas con la esperanza de impulsar al pueblo hacia adelante, hay un valor añadido esencial y fundamental: la pasión hecha trabajo, la unión de saberes particulares, la capacidad de equipo del que se va y vuelve para aportar lo conocido fuera contextualizándolo a su entorno y vivir.

Si no encuentran la respuesta que deberían obtener de la administración, si tienen que lanzarse en solitario a pedir firmas por las redes sociales y han de acudir a los medios de comunicación para exponer la situación de un BIC en el que ven, además, un instrumento de posible futuro, si el silencio junto a la pasividad administrativa pueden más que tanto instrumento, las máquinas institucionales de aquí y allá suenan huecas, despectivas, sin sentido ni razón de ser y todos sus aparatos a despilfarro del erario.   

Y esa re-vuelta, se hace revuelta razonada y coherente con la Ley en la mano por el bien común frente a la desidia de unos incalificables poderes públicos.

Habrá que exigir y hacer valer las obligaciones contraídas por España al ratificar el Convenio de Faro (25/10/2005 Tratado del Consejo de Europa nº 199: Convenio Marco del Consejo de Europa sobre el valor del Patrimonio Cultural para la sociedad)

La defensa del Patrimonio Cultural es parte de la lucha contra la despoblación en la España vaciada y ahora, Cutanda un símbolo al que apoyar con la fuerza de la razón.

APUDEPA,  22 de abril del 2018

 

 

RAMAL FERROVIARIO DE OJOS NEGROS

ramal ferroviario ojos negros

 

APUDEPA REBATE LA  RESOLUCIÓN DE LA DIRECCION GENERAL DE CULTURA Y PATRIMONIO  QUE RECHAZA LA CATALOGACIÓN COMO BIEN DE INTERÉS CULTURAL PARA EL RAMAL FERROVIARIO DE OJOS NEGROS  A SANTA EULALIA DEL CAMPO

ESTA RESOLUCIÓN NO RESISTE UNOS A  CRITERIOS  DE CALIDAD CIENTÍFICA

SUPONE EL DESMANTELAMIENTO DE LA VÍA FÉRREA

Y UNA CLARA INDEFENSIÓN PARA EL PROPIO TERRITORIO Y PARA EL SOLICITANTE

 

Sorpresa y estupor es el  resultado del estudio que ha realizado Apudepa de la  reciente Resolución del 18 de marzo de la Dirección General de Cultura y Patrimonio rechazando la catalogación de Bien de Interés Cultural para el ramal ferroviario entre Ojos Negros  y Santa Eulalia del Campo (Teruel), dando como resultado un acto errado por ausencia de los más elementales principios de calidad técnica.  Ello supone en la práctica el desmantelamiento  de la vía férrea, un activo importante para el territorio, y por tanto un grave quebranto para sus habitantes,  cuando precisamente  ahora  se podría recorrer las vías con trenes históricos. También indefensión para el propio territorio, aunque en la actualidad no  se quiera ver, y para el propio solicitante,  máximo cuando estando en plazo de Recurso de Alzada se está procediendo al desmantelamiento de la vía férrea en casi 21 kms.

Apudepa ha estudiado los expedientes internos de la Dirección General; ha consultado la amplia bibliografía existente; la legislación vigente y los dos Planes Nacionales del Instituto de Patrimonio Cultural de España (IPCE): el del Patrimonio Industrial y  el del Paisaje. De entre todo lo referenciado,  destacaremos ahora  que el citado IPCE ha seleccionado el Patrimonio Industrial de Sierra Menera como uno de los más relevantes de Aragón y de España y que  también ha catalogado las Minas de Sierra Menera como uno de los 100 Paisajes Industriales más valiosos del país.  Nada de todo esto se ha incluido en el informe interno que ha sido la base de la Resolución final pues tan solo se  alude  al  Paisaje Industrial de Sierra Menera del IPCE precisamente para darle la vuelta a la excepcional clasificación y donde Madrid dice blanco el informe interno, que es la base dela Resolución, dice negro,  con un resultado final sesgado realmente intolerable. Por otro lado el  Informe  hace gala de desconocer el estado de las  vías que nos ocupan y del mundo ferroviario  en general, tal y como se puede demostrar en el vídeo que Apudepa ha realizado para esta  ocasión:  Sierra Menera. El expolio de un territorio.  Las vías del tren minero,  2 de abril de 201,  https://www.youtube.com/watch?v=E7jq8lur7BI

En cuanto  al denominado ramal ferroviario de Ojos Negros a Santa Eulalia y el paisaje, que es determinante en su concepto, estructura y recorrido, nada se  recoge en el Informe. Estamos hablando del paisaje industrial, medioambiental (de piedra rodeno y marojal) y cultural, de todo y en abundancia, geología, flora y fauna,  patrimonio social, patrimonio histórico artístico, arqueológico, preindustrial (ferrerías), etnológico (fiestas y tradiciones)  y de cultura inmaterial. La vía del tren está vinculada al paisaje minero y a  la mina abandonada de Ojos Negros, un yacimiento de sumo interés exponente del trabajo de una colectividad protagonista de un duro esfuerzo a favor de  la industrialización  en España del siglo XX. También subyace en el recorrido por la vía del tren  la preexistencia de los yacimientos mineros antiguos, es decir, de época celtíbera, romana, medieval, renacentista y de la ilustración hasta empalmar con el siglo XX, fruto de esas menas, minas de hierro abundantes y de  calidad en  la Sierra que lleva su nombre.

Desde Apudepa entendemos que todo ello es sustancial para comprender la vía en toda su amplitud y con criterios  científicos y de calidad y por tanto para su inclusión como Bien de Interés Cultural.

 

Apudepa 19 de abril 2019

Teléfono de contacto 620276309

RICLA, UNA ARQUITECTURA TRADICIONAL EXCEPCIONAL LAS CARNICERÍAS, EL HORNO, LA CÁRCEL Y EL CONCEJO UNA ARQUITECTURA EN LA TRADICION MUDÉJAR

ricla

 

En la plaza de las carnicerías de Ricla hay  una arquitectura tradicional excelente  compuesta por el conjunto de las carnicerías, el horno y   la cárcel, con unos excepcionales grafitis, todos ellos inmuebles muy antiguos levantados en la tradición mudéjar del ladrillo aplantillado en la fachada, de mucho interés, y de tapial y adobe en su interior.  Todos estos edificios hunden sus raíces en su herencia islámica, por tratarse de lugares relacionados directamente con la religiosidad y jurisprudencia musulmana. En estos espacios, el Alamín, oficial que contrastaba las pesas, medidas, tasaba los víveres y dirimía las cuestiones relacionadas con los riegos, ejercía la ley sobre estos temas bajo el portegado citado en las fuentes.

Esta tradición perduró en el tiempo, hasta tal punto que mediados del siglo XVIII la  propietaria de este horno todavía era la encargada de velar por las medidas del aceite de la localidad. Existe un documento de 1283 en donde se dice que el Concejo se reunía en la plaza de las Carnicerías, exactamente en el espacio que nos ocupa, circunstancia que queda corroborada en otro documento de casi 350 años más tarde, tras la expulsión de los moriscos (eran entre 1000 y 1250 vecinos, según Labaña, tres cuartas partes del total de la población) cuando se explica en los Estatutos del Concejo de  1618 que  “ajuntando [el concejo] debajo del cubierto de las carnecerías”. Sin embargo el concejo ya no se reunía allí a finales del siglo XVII, al trasladarse antes de 1692 a una sala de la casa de la villa. Nos obstante los otros usos permanecieron.

Es decir, el espacio que nos ocupa en la Plaza de las Carnicerías de Ricla fue el lugar  donde durante al menos 450 años se tomaron  todas las decisiones legales. Esos espacios están en peligro por ruina pero se  tienen recuperar  por ser vitales para entender la historia y también como bienes culturales de la comunidad riclana durante buena parte de la edad media  y moderna. La familia está dispuesta a donarlos. Estos bienes nos pertenecen también a todos. De momento urge quitar los escombros  y apear la ruina, en paralelo debe incluirse una figura de protección según la Ley  3/1999 de Patrimonio Cultural Aragonés. Siendo bienes de dominio público es mucho más  fácil acceder a los fondos necesarios porque haberlos  los hay.

Apudepa, 23-04-2019

Teléfono de contacto  687 910 686

 

UN PASEO POR LA ZARAGOZA INMATRICULADA ” DEL GANCHO AL GALLO “

paseo_patrimonio_inmatriculado

 

   Zaragoza a 25 de Abril del 2019
 
       Las asociaciones APUDEPA y MHUEL  os invitan a participar de un paseo primaveral el próximo sábado 4 de mayo . Recorreremos parte de los edificios emblemáticos de nuestra ciudad ( Zaragoza )  que han sido inmatriculados por el Arzobispado de Zaragoza.
 
      Hablaremos de arte , cultura , patrimonio  y también de su proceso de inmatriculación . Terminaremos en la Iglesia de la Magdalena ; posteriormente tomaremos un vermú para las personas que así lo deseen .
 
     Adjuntamos Cartel Informativo
 
 Atentamente 
 
 Belen Boloqui                                     Jorge A. García
 Presidenta de APUDEPA                    Presidente de MHUEL