La Ermita de San Nicolás de Ceñito en la Val d´Onsella y la Iglesia de Nª Señora del Día y del Sol o de Diasol en Malpica de Arba han entrado a formar parte del listado de patrimonio en peligro que realiza esta prestigiosa asociación

La Ermita de San Nicolás de Ceñito ha sido incluida gracias a las fotos y solicitud enviadas por APUDEPA (Acción Pública Para la Defensa del Patrimonio Aragonés). Localizada en la Val d´Onsella, concretamente en término de Sos del Rey Católico, es una pequeña joya del arte medieval aragonés, con reloj solar, ajedrezado jaqués, crismón románico, arco fajón apuntado y unos misteriosos motivos florales grabados en el interior. Esta ermita fue restaurada por la Asociación Sancho Ramírez en los años 90 pero no ha recibido ningún tipo de mantenimiento desde entonces.

La Ermita se encuentra rodeada por un grupo de pardinas deshabitadas que reciben igualmente el nombre de Ceñito. Las pardinas son un tipo de casas vinculadas a explotaciones agropecuarias típicas del Pirineo y el Pre-Pirineo aragonés. También tienen valor etnográfico y arquitectónico como muestra de los modos de vida tradicionales de la montaña aragonesa.

El otro monumento es la Iglesia de Nª Señora del Día y del Sol o de Diasol de Malpica de Arba (pueblo del municipio de Biota) y la muralla del baluarte o montículo aterrazado donde se asienta. El conjunto tiene elementos desde época romana (un epitafio funerario con inscripción) hasta el siglo XVIII, pasando por la época islámica, arte románico, gótico, renacentista…

La muralla cuenta con un tramo de sillares almohadillados, posiblemente de época califal: uno de los restos de fortificación andalusí más al norte de toda la Península Ibérica. Otra sección de la muralla, ya de época cristiana, se derrumbó a finales de 2019 y todavía no ha sido restaurado, lo que podría hacer peligrar con el tiempo también a la Iglesia de Diasol.

Desde Apudepa exigimos mayor implicación a las administraciones públicas aragonesas: Ayuntamientos de Sos del Rey Católico y Biota y a la Dirección General de Patrimonio del Gobierno de Aragón para que pongan remedio al deterioro de estos conjuntos, especialmente grave el de la iglesia de Ceñito, y realicen labores de mantenimiento antes de que sea demasiado tarde.