Apudepa rechaza el plan para Averly y lamenta que el ayuntamiento salga en rescate de la propiedad que derribó la factoría

El proyecto responde al mismo modelo desarrollista de siempre, lo que consolida futuros atentados

La Asociación de Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés, Apudepa, rechaza de plano el plan que ayer presentó el Ayuntamiento de Zaragoza con el apoyo de los grupos de ZeC y Cha. La Asociación no entra ni siquiera a valorar las soluciones técnicas (alguna de las cuales, muy discutible), puesto que aspectos de fondo y forma desaconsejan incluso su consideración.

En primer lugar, llama la atención que el plan haya sido elaborado en colaboración con la propiedad y sin contar para nada con los diversos agentes sociales implicados en la defensa de Averly, de los vecinos, de la ciudad y del patrimonio. Pero, sobre todo, el rechazo de Apudepa se basa en una cuestión de fondo: la operación que ahora se plantea es el regalo final de la administración a Brial, que después de derribar el 70% de la fábrica se encuentra con unos edificios catalogados que no le interesa mantener. Responde al típico modelo de aprovechamiento inmobiliario y maltrato del patrimonio: se permite al promotor explotar al máximo el suelo y la administración construye una imagen que permita trasladar a la opinión pública que defiende el interés general. Uno de los trucos consiste en ver la operación en fases separadas. Pero Apudepa se niega a ello. Este proyecto para Averly forma parte de un plan global que incluyó el derribo y que ahora pretende aprobar un plan ilegal que contraviene los parámetros urbanísticos.

Lo que se propone es el modelo de siempre. Si de verdad el ayuntamiento apuesta por un cambio, lo que debe hacer es hacer cumplir estrictamente las normas urbanísticas, defender los intereses de la ciudad y obligar a la propiedad a cumplir con sus obligaciones de conservación de un Bien Catalogado del Patrimonio Cultural Aragonés. Las administraciones defendieron los “derechos” de la propiedad y ahora pretenden librarle de sus obligaciones. Averly es propiedad de Brial y está catalogado. Brial debe invertir en su mantenimiento. Y lo que debe hacer el ayuntamiento de la ciudad es asegurarse de que así sea y de que el plan especial cumpla la ley.

Apudepa, 22 de diciembre de 2017