EL CONVENTO DE SAN RAFAEL DE BELCHITE SE ENCUENTRA EN UNA SITUACIÓN DE RUINA INMINENTE

2019_05_15_convento de san rafael de belchite

 

Apudepa y la Asociación Cultural El Allondero llaman la atención sobre la situación de este edificio que se encuentra dentro del conjunto del pueblo viejo de Belchite  declarado Sitio Histórico.

Desde las asociaciones se llama la atención sobre la situación de este edificio que conserva casi todos sus muros perimetrales en su primer tramo pero que tiene serios problemas la fachada que ha quedado completamente exenta del resto del edificio. Durante muchos años estuvo apuntalada con vigas metálicas  A día de hoy, un pequeño talud de ladrillo y un dintel de madera soportado por dos maderos en su acceso principal, son los únicos apoyos de la fachada; que además presenta un ligero pandeo hacia su cara exterior y grietas.

Este convento es una construcción barroca de finales del siglo XVIII realizada en ladrillo, mampostería y molduras. El edificio de la iglesia formaba parte del convento de las madres dominicas del pueblo viejo de Belchite. Durante la última guerra el edificio quedó afectado, construyéndose después de la misma un nuevo convento en el pueblo nuevo.

Desde  Apudepa y El Allondero afirman que “además de la posible pérdida patrimonial de la destrucción del convento, su estado está suponiendo un peligro para los visitantes y personal de Belchite Turismo, así como para el edificio colindante, la que fue la iglesia parroquial de la villa, San Martín de Tour”. Ambas asociaciones recuerdan que “se trata de un edifico de excelente arquitectura de la ilustración que no podemos perder y que habría que consolidar como ruina”.

Apudepa recuerda que “Belchite viejo” está catalogado como Sitio Histórico y es símbolo de la Guerra Civil y a pesar de eso no ha logrado que ni el Ayuntamiento de Belchite y ni la DGA se impliquen apenas nada. La ruina del pueblo avanza y dentro de poco no quedará más que el recuerdo de un pueblo que pudo recuperarse en su momento y conservar los restos después”.

En suma, se trata un edificio de excelente arquitectura de la Ilustración que no podemos perder y que habría que consolidar como ruina.

Castillo de Cutanda

cutanda

NUESTROS DIARIOS “Notre-Dame”. Teruel: Castillo de Cutanda.

…Y tu eclipse será como el luto

que diga a las gentes

el dolor que su muerte les causa…

Avempace 1080-1138

 

No es un incendio, porque el fuego apenas habría tenido qué quemar. La destrucción repentina y el componente simbólico de la catedral parisina ha causado la conmoción de una llamada universal y ha puesto sobre la mesa muchos más elementos de reflexión que los de las imágenes: Francia y la humanidad perdiendo un trozo del trabajo hecho belleza manual. Un trozo de HISTORIA.

Pues bien, ALERTA: eso mismo está pasando diariamente en nuestro territorio, solo que la destrucción no son las llamas: Es la desidia institucional.

La pérdida, por mucho más cercana y humilde debiera estar conmoviendo mucho, muchísimo más la conciencia y cerebros de nuestras administraciones democráticas. Hoy, entre todas esas pérdidas de elegía, sin olvidar el eco de ninguna, por haber resonado más al alma mía, la mano de mi rabia escoge una: el CASTILLO DE CUTANDA.

El ejemplo de la ciudadanía debiera haber resonado en el alma administrativa como un toque de campanas a rebato para actuar de forma inmediata y veloz -no como lo han hecho- cuando, hace más de un año los vecinos de este pequeño pueblo turolense, solo ELLOS, los vecinos, ante el alarmante estado de abandono en que la Administración tenía los restos del castillo histórico -cuya construcción original fue anterior a la de Notre-Dame- instaron al Ministerio de Hacienda la conservación, consolidación y restauración de un Bien cuyo DUEÑO -de éste y los demás castillos-, por lo menos desde 1949 es el Estado (Decreto de 22 de abril, BOE 5 de mayo 1949) y sigue siéndolo.

Antes de dirigirse al Ministerio, los vecinos comprobaron la idoneidad del destinatario: En efecto la propiedad había pasado al Estado democrático que, según Ley 16/1985 del Patrimonio Histórico Español, los había considerado BIC (Bien de Interés Cultural) y asímismo la Ley 3/1999 del Patrimonio Cultural de Aragón, los declaraba como tal apareciendo el de Curanda en la relación de castillos aragoneses (Orden de 17 de abril, 2006, BOA 22 de mayo 2006, p. 6932)

Ante el aviso “de los paisanos de aquel municipio perdido cuyo nombre…”, el correspondiente funcionario de la más alta instancia estatal tomó una ÚNICA simple medida reglamentaria de rutina:   vallar el recinto del castillo para evitar desgracias personales por desprendimiento de piedras. Ningún compromiso ni actuación más (Véase Diario de Teruel, 28 de marzo 2019, p. 19)

La decepción fue mayúscula. Ahora bien ¿Por qué ninguna voz, salvo la de los ciudadanos, se ha levantado desde las diversas instituciones aragonesas uniéndose a la reivindicación de los vecinos? Porque en la lucha contra la despoblación que mueve este trozo de España vaciada de la provincia de Teruel, el gobierno Autónomo debería abanderar las iniciativas vecinales ¿o no? ¿Qué lo impide?

castillo cutanda

Fuente: Diario de Teruel.

Los habitantes del Jiloca sí han comprendido desde hace tiempo que la conservación y el respeto al Patrimonio Cultural es mucho más que un número y un nombre en un listado. Ellos no consideran el territorio de su comarca como “espacio perdido sin futuro”, no miran el Patrimonio Cultural solo desde el punto de vista comercial como “producto económico” sino como los trozos de vida de sus antepasados en cada calle, casa, edificio y paisaje a través del que se mantienen unidos a su historia familiar e identificados como grupo: esos son los lazos culturales. Y ahí el Patrimonio se convierte en fuente de empleo con alternativas sostenibles y diversificadas para vivir dignamente ellos y/o sus hijos en comunidades más humanizadas y gratificantes.

En la Comarca del Jiloca, tanto los vecindarios estables como los desgraciadamente obligados a la emigración desde 1960 al presente, han permanecido y permanecen unidos a su tierra de origen y atentos a sus vicisitudes. Saben que sus antecesores no dejaron por gusto los pueblos. Llevan años trabajando callada y concienzudamente sobre la comarca, haciendo proyectos sólidamente planteados a varios niveles con los que demuestran saber lo que quieren para el desarrollo global del territorio. El suyo es la apuesta de la ciudadanía y sus Asociaciones al margen de intereses partidistas que prometen y olvidan, ponen y quitan peones.

Cuando la escasa población de una comarca, respalda a los vecinos de Cutanda que centran en un elemento del Patrimonio sus ideas con la esperanza de impulsar al pueblo hacia adelante, hay un valor añadido esencial y fundamental: la pasión hecha trabajo, la unión de saberes particulares, la capacidad de equipo del que se va y vuelve para aportar lo conocido fuera contextualizándolo a su entorno y vivir.

Si no encuentran la respuesta que deberían obtener de la administración, si tienen que lanzarse en solitario a pedir firmas por las redes sociales y han de acudir a los medios de comunicación para exponer la situación de un BIC en el que ven, además, un instrumento de posible futuro, si el silencio junto a la pasividad administrativa pueden más que tanto instrumento, las máquinas institucionales de aquí y allá suenan huecas, despectivas, sin sentido ni razón de ser y todos sus aparatos a despilfarro del erario.   

Y esa re-vuelta, se hace revuelta razonada y coherente con la Ley en la mano por el bien común frente a la desidia de unos incalificables poderes públicos.

Habrá que exigir y hacer valer las obligaciones contraídas por España al ratificar el Convenio de Faro (25/10/2005 Tratado del Consejo de Europa nº 199: Convenio Marco del Consejo de Europa sobre el valor del Patrimonio Cultural para la sociedad)

La defensa del Patrimonio Cultural es parte de la lucha contra la despoblación en la España vaciada y ahora, Cutanda un símbolo al que apoyar con la fuerza de la razón.

APUDEPA,  22 de abril del 2018

 

 

juicio cueva chaves A.P.

La Audiencia confirma la sentencia del “Caso Cueva Chaves”

Una importante noticia que nos fue notificada hace unos días. La Audiencia de Huesca confirma la sentencia del juicio de Cueva Chaves en primera instancia en todos sus términos pero, al aceptar dilaciones judiciales, reduce la pena de Victorino Alonso a los dos años de prisión. Esta suavización de pena de prisión nos parece injusta dada la gravedad de los hechos probados. Y además nos parece lamentable que la rebaja de la pena se produzca por la dilación del propio sistema judicial.

Salvando esta rebaja de la pena, estamos felices de que nuestro trabajo hay servido para confirmar el irreparable daño hecho en Cueva Chaves y para conseguir una indemnización de 25 millones de euros que irán, en este caso, para la DGA. Queremos recordar que el Gobierno de Aragón pedía tan solo 8 millones de euros mientras que nosotros 50 millones por el extraordinario valor de Cueva Chaves, algo que quedó demostrado durante el juicio gracias a un arduo trabajo por nuestra parte, junto con Ecologistas, que se materializó en la cantidad y calidad de informes presentados. El juez finalmente aceptó la cantidad que demandamos las asociaciones pero la redujo a la mitad por la IRRESPONSABILIDAD DEL GOBIERNO DE ARAGÓN. En cuanto la sentencia devenga firme y no quepan recursos, informaremos sobre las consecuencias de esta cuestión.

En conclusión y pese a todos los sinsabores que nos proporciona este sistema injusto de justicia (léase el que permitió el derribo de Averly), estamos muy satisfechos de haber podido demostrar en el juicio las responsabilidades derivadas de uno de los peores atentados contra el patrimonio cultural aragonés de los últimos lustros.

La única pena que nos queda es no poder recuperar lo que la Cueva Chaves contenía y que guardaba como un tesoro para el conocimiento de nuestra generación y las venideras.

Rodén Castillo CB

Apudepa celebra la declaración de Rodén como Bien de Interés Cultural pero exige obras

El castillo de Rodén tras los últimos derrumbes. La precaria situación es evidente. Fotografía CB.

Apudepa celebra la declaración de Rodén como Bien de Interés Cultural, instada por la Asociación, pero exige obras inmediatas para detener su deterioro

El castillo de Rodén sufrió importantes derrumbes hace unos meses y se encuentra en situación muy precaria

La Asociación de Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés, Apudepa, está feliz por la declaración definitiva por la Diputación General del pueblo viejo de Rodén como Bien de Interés Cultural. El expediente fue incoado a solicitud de Apudepa, que presentó una solicitud y un informe para demostrar los valores culturales que lo hacían merecedor de protección legal. La Asociación celebra que el Gobierno de Aragón haya sabido ver el extraordinario interés de la arruinada población.

En estos momentos, sin embargo, Apudepa debe recordar que la situación de núcleo viejo de Rodén es muy precaria, y que necesita la urgente realización de obras de consolidación de los restos cuya conservación corre peligro. Sin duda, la actuación prioritaria en este momento debe ser la consolidación del castillo, edificio de raíz islámica que, pese a su interés, prosigue abandonado. Hace unos meses parte de la fachada y parte de la bóveda se derrumbaron, haciendo todavía más insostenible la conservación del resto. Se trata de una estructura arquitectónica que, además de ser fundamental para el perfil y la esencia del Bien de Interés Cultural, es importante por sí mismo. Además, es el espacio interior más importante que se conserva en Rodén. Es necesario que, incluso previamente a la redacción del necesario plan director, el Gobierno de Aragón habilite partidas presupuestarias para estas intervenciones de urgencia.

El paso adelante que ha dado Rodén debe ir acompañado de un compromiso real de las administraciones con la salvaguardia de los valores que lo han hecho acreedor de la máxima protección legal.

Apudepa, 12 de abril de 2017

juicio cueva chaves A.P.

Apudepa, satisfecha por el desarrollo del juicio sobre la destrucción de la cueva de Chaves

Juicio sobre la destrucción de la cueva de Chaves. Fotografías A. Piedrafita. Apudepa. 

Apudepa considera que han quedado claros los hechos y el valor del yacimiento

Hoy ha finalizado en Huesca el juicio sobre la destrucción de la cueva de Chaves. Además de la declaración de Juan Luis Arsuaga y Lourdes Montes, solicitadas por Apudepa, las partes han hecho públicas hoy sus conclusiones. La Asociación solicita una pena de cárcel de 3 años por un delito contra el patrimonio histórico y el pago de una indemnización en concepto de responsabilidad civil de 51 millones de euros.

Apudepa está satisfecha del desarrollo de la vista. La Asociación considera que en la misma ha podido quedar acreditada la responsabilidad directa de Victorino Alonso sobre el coto de Bastarás y sobre la propia cueva, y que era la única persona con poder suficiente como para ordenar las obras que condujeron a la destrucción.

Además, la Asociación está muy satisfecha de haber podido demostrar en el juicio que la cueva de Chaves era uno de los yacimientos neolíticos más importantes de la península ibérica, y que su desaparición ha causado un daño incalculable al conocimiento de la civilización y de la prehistoria. Por ello espera que se dicte una condena ejemplar, es decir, que sirva de ejemplo para evitar futuros desmanes y siente las bases de una protección jurídica real sobre nuestro patrimonio cultural.

Apudepa solicita también que el dinero de la indemnización se destine a la recuperación de los materiales de cueva Chaves y a labores de investigación arqueológica.

23 de septiembre de 2016.

2016-07-21 16.08.50

Apudepa condena el derribo de Averly, el bien más importante del patrimonio industrial aragonés, y anuncia acciones

Apudepa condena enérgicamente el derribo de Averly, el bien más importante del patrimonio industrial aragonés y denuncia la enésima deslealtad de Brial con la ciudad y con las instituciones, a la que ha engañado incumpliendo el plazo que la misma familia Briceño anunció.

Apudepa denuncia, además, la complicidad de personas e instituciones, entre las que hoy desea destacar al Gobierno de Aragón (Luisa Fernanda Rudi y Javier Lambán, Dolores Serrat y Mayte Pérez y Javier Callizo e Ignacio Escuín) y a los concejales de PSOE, PP y Ciudadanos en el ayuntamiento de Zaragoza (véase listado final). Todos ellos, junto a María Ángeles Hernández y Carmelo Bosque son responsables políticos principales de este atentado mayúsculo contra el patrimonio aragonés.

La Asociación considera el derribo un acto de barbarie que, si no por los cómplices, sí será severamente juzgado por la historia. Un acto de barbarie comparable a la destrucción del patrimonio por los talibanes o los miembros del DAESH. Por eso mismo, Apudepa anuncia las siguientes acciones:

  • La Asociación solicitará al Tribunal Supremo la restitución de todo lo derribado, conforme a lo dispuesto por las leyes.

  • La Asociación instará el inicio de una investigación penal para el esclarecimiento de determinadas irregularidades.

  • La Asociación, junto a la plataforma Salvemos Averly, velará por el estricto cumplimiento de la legalidad en el desarrollo del plan especial de los suelos de Averly.

23 de julio de 2016.

Concejales del Ayuntamiento de Zaragoza responsables políticos del derribo de Averly por votar contra la propuesta de protección que lo hubiera evitado en la sesión de la Comisión de Urbanismo de 22 de junio de 2016:

Leer más