Iglesia del convento de San Rafael. Pueblo viejo de Belchito.

EL CONVENTO DE SAN RAFAEL DE BELCHITE SE ENCUENTRA EN UNA SITUACIÓN DE RUINA INMINENTE

2019_05_15_convento de san rafael de belchite

 

Apudepa y la Asociación Cultural El Allondero llaman la atención sobre la situación de este edificio que se encuentra dentro del conjunto del pueblo viejo de Belchite  declarado Sitio Histórico.

Desde las asociaciones se llama la atención sobre la situación de este edificio que conserva casi todos sus muros perimetrales en su primer tramo pero que tiene serios problemas la fachada que ha quedado completamente exenta del resto del edificio. Durante muchos años estuvo apuntalada con vigas metálicas  A día de hoy, un pequeño talud de ladrillo y un dintel de madera soportado por dos maderos en su acceso principal, son los únicos apoyos de la fachada; que además presenta un ligero pandeo hacia su cara exterior y grietas.

Este convento es una construcción barroca de finales del siglo XVIII realizada en ladrillo, mampostería y molduras. El edificio de la iglesia formaba parte del convento de las madres dominicas del pueblo viejo de Belchite. Durante la última guerra el edificio quedó afectado, construyéndose después de la misma un nuevo convento en el pueblo nuevo.

Desde  Apudepa y El Allondero afirman que “además de la posible pérdida patrimonial de la destrucción del convento, su estado está suponiendo un peligro para los visitantes y personal de Belchite Turismo, así como para el edificio colindante, la que fue la iglesia parroquial de la villa, San Martín de Tour”. Ambas asociaciones recuerdan que “se trata de un edifico de excelente arquitectura de la ilustración que no podemos perder y que habría que consolidar como ruina”.

Apudepa recuerda que “Belchite viejo” está catalogado como Sitio Histórico y es símbolo de la Guerra Civil y a pesar de eso no ha logrado que ni el Ayuntamiento de Belchite y ni la DGA se impliquen apenas nada. La ruina del pueblo avanza y dentro de poco no quedará más que el recuerdo de un pueblo que pudo recuperarse en su momento y conservar los restos después”.

En suma, se trata un edificio de excelente arquitectura de la Ilustración que no podemos perder y que habría que consolidar como ruina.

Castillo de Cutanda

cutanda

NUESTROS DIARIOS “Notre-Dame”. Teruel: Castillo de Cutanda.

…Y tu eclipse será como el luto

que diga a las gentes

el dolor que su muerte les causa…

Avempace 1080-1138

 

No es un incendio, porque el fuego apenas habría tenido qué quemar. La destrucción repentina y el componente simbólico de la catedral parisina ha causado la conmoción de una llamada universal y ha puesto sobre la mesa muchos más elementos de reflexión que los de las imágenes: Francia y la humanidad perdiendo un trozo del trabajo hecho belleza manual. Un trozo de HISTORIA.

Pues bien, ALERTA: eso mismo está pasando diariamente en nuestro territorio, solo que la destrucción no son las llamas: Es la desidia institucional.

La pérdida, por mucho más cercana y humilde debiera estar conmoviendo mucho, muchísimo más la conciencia y cerebros de nuestras administraciones democráticas. Hoy, entre todas esas pérdidas de elegía, sin olvidar el eco de ninguna, por haber resonado más al alma mía, la mano de mi rabia escoge una: el CASTILLO DE CUTANDA.

El ejemplo de la ciudadanía debiera haber resonado en el alma administrativa como un toque de campanas a rebato para actuar de forma inmediata y veloz -no como lo han hecho- cuando, hace más de un año los vecinos de este pequeño pueblo turolense, solo ELLOS, los vecinos, ante el alarmante estado de abandono en que la Administración tenía los restos del castillo histórico -cuya construcción original fue anterior a la de Notre-Dame- instaron al Ministerio de Hacienda la conservación, consolidación y restauración de un Bien cuyo DUEÑO -de éste y los demás castillos-, por lo menos desde 1949 es el Estado (Decreto de 22 de abril, BOE 5 de mayo 1949) y sigue siéndolo.

Antes de dirigirse al Ministerio, los vecinos comprobaron la idoneidad del destinatario: En efecto la propiedad había pasado al Estado democrático que, según Ley 16/1985 del Patrimonio Histórico Español, los había considerado BIC (Bien de Interés Cultural) y asímismo la Ley 3/1999 del Patrimonio Cultural de Aragón, los declaraba como tal apareciendo el de Curanda en la relación de castillos aragoneses (Orden de 17 de abril, 2006, BOA 22 de mayo 2006, p. 6932)

Ante el aviso “de los paisanos de aquel municipio perdido cuyo nombre…”, el correspondiente funcionario de la más alta instancia estatal tomó una ÚNICA simple medida reglamentaria de rutina:   vallar el recinto del castillo para evitar desgracias personales por desprendimiento de piedras. Ningún compromiso ni actuación más (Véase Diario de Teruel, 28 de marzo 2019, p. 19)

La decepción fue mayúscula. Ahora bien ¿Por qué ninguna voz, salvo la de los ciudadanos, se ha levantado desde las diversas instituciones aragonesas uniéndose a la reivindicación de los vecinos? Porque en la lucha contra la despoblación que mueve este trozo de España vaciada de la provincia de Teruel, el gobierno Autónomo debería abanderar las iniciativas vecinales ¿o no? ¿Qué lo impide?

castillo cutanda

Fuente: Diario de Teruel.

Los habitantes del Jiloca sí han comprendido desde hace tiempo que la conservación y el respeto al Patrimonio Cultural es mucho más que un número y un nombre en un listado. Ellos no consideran el territorio de su comarca como “espacio perdido sin futuro”, no miran el Patrimonio Cultural solo desde el punto de vista comercial como “producto económico” sino como los trozos de vida de sus antepasados en cada calle, casa, edificio y paisaje a través del que se mantienen unidos a su historia familiar e identificados como grupo: esos son los lazos culturales. Y ahí el Patrimonio se convierte en fuente de empleo con alternativas sostenibles y diversificadas para vivir dignamente ellos y/o sus hijos en comunidades más humanizadas y gratificantes.

En la Comarca del Jiloca, tanto los vecindarios estables como los desgraciadamente obligados a la emigración desde 1960 al presente, han permanecido y permanecen unidos a su tierra de origen y atentos a sus vicisitudes. Saben que sus antecesores no dejaron por gusto los pueblos. Llevan años trabajando callada y concienzudamente sobre la comarca, haciendo proyectos sólidamente planteados a varios niveles con los que demuestran saber lo que quieren para el desarrollo global del territorio. El suyo es la apuesta de la ciudadanía y sus Asociaciones al margen de intereses partidistas que prometen y olvidan, ponen y quitan peones.

Cuando la escasa población de una comarca, respalda a los vecinos de Cutanda que centran en un elemento del Patrimonio sus ideas con la esperanza de impulsar al pueblo hacia adelante, hay un valor añadido esencial y fundamental: la pasión hecha trabajo, la unión de saberes particulares, la capacidad de equipo del que se va y vuelve para aportar lo conocido fuera contextualizándolo a su entorno y vivir.

Si no encuentran la respuesta que deberían obtener de la administración, si tienen que lanzarse en solitario a pedir firmas por las redes sociales y han de acudir a los medios de comunicación para exponer la situación de un BIC en el que ven, además, un instrumento de posible futuro, si el silencio junto a la pasividad administrativa pueden más que tanto instrumento, las máquinas institucionales de aquí y allá suenan huecas, despectivas, sin sentido ni razón de ser y todos sus aparatos a despilfarro del erario.   

Y esa re-vuelta, se hace revuelta razonada y coherente con la Ley en la mano por el bien común frente a la desidia de unos incalificables poderes públicos.

Habrá que exigir y hacer valer las obligaciones contraídas por España al ratificar el Convenio de Faro (25/10/2005 Tratado del Consejo de Europa nº 199: Convenio Marco del Consejo de Europa sobre el valor del Patrimonio Cultural para la sociedad)

La defensa del Patrimonio Cultural es parte de la lucha contra la despoblación en la España vaciada y ahora, Cutanda un símbolo al que apoyar con la fuerza de la razón.

APUDEPA,  22 de abril del 2018

 

 

casa La Almolda derribo

El ayuntamiento de La Almolda derriba una casa catalogada y Apudepa anuncia que estudiará acciones legales

Apudepa lo denunció en cuanto tuvo conocimiento: el ayuntamiento de La Almolda pretendía derribar una casa histórica catalogada, la casa denominada a veces de los Grasa, a veces Tarranco. Tamaño despropósito se hizo realidad.

La casa situada en la costera de San Antonio nº 2, antiguo 22, de la localidad de La Almolda (Zaragoza) fue arrasada ayer por maquinaria pesada. El edificio se encontraba en perfecto estado estructural, no había ruina que le amenazase, y ocupaba un lugar estratégico en la confluencia de dos calles. En resumen, el vandalismo institucional sigue desbocado: La Dirección General de Cultura y Patrimonio respondió el 22 de mayo negando a Apudepa la catalogación a un ejemplo de alto valor de arquitectura tradicional. Con todo, la Resolución era susceptible de ser recurrida en alzada, lo que esta asociación pensaba hacer dentro del plazo concedido, que no concluía hasta el próximo 22 de junio. Leer más

imagen google maps

Apudepa rechaza el derribo de dos edificios catalogados en Ejea y exige al ayuntamiento que cumpla la ley

Imagen tomada de Google maps. 

La Asociación recurre un acuerdo negligente y vergonzoso de la Comisión Provincial contra el Patrimonio Cultural

La Asociación de Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés, Apudepa, ha tenido conocimiento de la voluntad de la propiedad de derribar los edificios catalogados situados en la plaza de España número 10 y calle del Toril número 7 de Ejea de los Caballeros. La demolición atenta, como es claro, contra la normativa urbanística de Ejea (Plan General de Ordenación Urbana y Plan Especial de Reforma Interior del centro histórico) y contra la legislación en materia urbanística y patrimonial, con el agravante de que Ejea de los Caballeros es un Conjunto de Interés Cultural en el que están prohibidas las sustituciones de inmuebles, mucho más cuando están catalogados.

Aunque la protección legal debería ser suficiente para que esta Asociación no se viera obligada a intervenir, Apudepa lanza un grito de alerta al comprobar que el propietario ha logrado, a través de un pronunciamiento de la Comisión Provincial de Patrimonio Cultural (que ya parece una Comisión Provincial contra el Patrimonio Cultural), que la Dirección General de Patrimonio pueda dar el visto bueno a la descatalogación de facto de ambos edificios.

El acuerdo de la Comisión Provincial contra el Patrimonio Cultural ha sido recurrido por esta Asociación ante la Consejera de Educación, Cultura y Deporte. A la vez, se ha solicitado al ayuntamiento que deniegue cualquier autorización de derribo, pues la competencia última en materia urbanística corresponde al consistorio, que debe hacer cumplir su normativa. En todo caso, esta Asociación considera que el hecho de que la Comisión Provincial adopte decisiones contra el patrimonio cultural es un hecho extremadamente grave que aconseja por sí solo proceder a la reforma de dicho órgano.

Apudepa, 16 de marzo de 2017.

ERMITA PALACIOS2

Apudepa denuncia el derribo de la histórica ermita de Los Palacios, en La Almunia

NUEVO ATENTADO CONTRA EL PATRIMONIO ARAGONÉS

Apudepa denuncia el derribo de la ermita de Los Palacios (La Almunia de Doña Godina), de importante valor histórico y artístico, y exige responsabilidades. 

Apudepa denuncia que se ha procedido al salvaje derribo de la ermita de Los Palacios, en el término de La Almunia de Doña Godina, un bello templo de indudable interés histórico y artístico. Se trata de un edificio de origen medieval que contaba con destacados elementos decorativos, como tracerías de claro influjo mudéjar que forman parte de la tradición considerada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, o pinturas murales y yeserías barrocas.

La Asociación va a investigar si se trataba de un edificio con algún tipo de protección urbanística o patrimonial pero, en todo caso, sus valores históricos y artísticos no han podido pasar desapercibidos.

Aragón no es un país civilizado. Tampoco España. Algo que descubrimos tan vivamente con el derribo de Averly por Brial, la peor agresión sufrida por el patrimonio aragonés en décadas, se confirma hoy con este nuevo y salvaje atentado contra nuestro legado común. Apudepa denuncia la falta de voluntad y capacidad del Departamento de Cultura del Gobierno aragonés para controlar mínimamente lo que ocurre con nuestro patrimonio y exige que se investigue este caso para depurar las responsabilidades que deba asumir tanto quien ha ejecutado el derribo como de las administraciones que no han sido capaces de evitarlo.

22 de agosto de 2016.