IMG_8434

Apudepa pide al Ayuntamiento de Zaragoza la catalogación de las primeras casas de la avenida Cataluña

Fotografías Apudepa.

Apudepa ha solicitado al ayuntamiento de Zaragoza y al Gobierno de Aragón la incoación de los expedientes correspondientes para la protección y conservación de los edificios sitos en los números 260, 262, 264 y 268 de la avenida de Cataluña de Zaragoza, así como de cuantos otros puedan reputarse de interés en la manzana. Las razones para la catalogación solicitada se explican en las solicitudes presentadas:

En la avenida de Cataluña existe actualmente un conjunto de casas de notable interés arquitectónico, constructivo e histórico. Se trata de edificios probablemente vinculados a alguna de las industrias de la zona. Son inmuebles que ayudarán a comprender en el futuro la implantación suburbial en la primera Zaragoza industrial. Por ello, por la calidad constructiva y arquitectónica y por constituir testimonios importantes de la deuda de la primera arquitectura industrial con los sistemas populares, se trata de edificios dignos de protección.

El inmueble sito en el número 264 es quizá el más interesante, pues mezcla de manera exquisita el uso de materiales y sistemas populares (muro de adobes sobre piedra de yeso en el primer piso para evitar las humedades) con la seriación industrial y el refuerzo en esquinas y cercos de los huecos mediante ladrillo y una composición con cierta voluntad representativa. Se trata de una arquitectura propia de finales del siglo XIX que en Zaragoza, puede relacionarse incluso con viviendas como la de Averly, excepcional fundición vilmente destruida en gran parte con la bendición del Gobierno de Aragón y del Ayuntamiento de Zaragoza. La planta baja, muy modificada, muestra hoy una puerta grande para vehículos y una lateral de acceso a la vivienda. La planta primera, que enfatiza su carácter de planta noble, se abre mediante tres huecos que protagonizan la composición del edificio, rematados por una cornisa curva. La planta bajo cubierta se abre mediante tres pequeños huecos alineados a los anteriores. Un alero de ladrillo remata la fachada. Se da en esta construcción el mismo hueco bicromático (ladrillo rojo-revoco pálido) que en otras construcciones industriales de la ciudad. El edificio ya existía en 1892, pues aparece señalado en el plano del término municipal de Dionisio Casañal de esa fecha como “Casa de M. Gracia”. Aunque no conocemos más datos al respecto para formular hipótesis sólidas, podemos señalar que Mariano Gracia Albacar fue un notable zaragozano que, además de otras cosas, era descendiente de una “dinastía de expertos alarifes”, de los que según Valenzuela “aprendió su entrañable amor a nuestra ciudad, su afición a las artes constructivas y sus conocimientos que le sirvieron para desempeñar hábilmente, durante muchos años su profesión de delineante en las oficinas del Canal Imperial” (Valenzuela la Rosa, José. Algunos hombres que yo he conocido… Zaragoza: Publicaciones de La Cadiera, 1957. Página 27).

El inmueble sito en el número 262, más sencillo, comparte características constructivas y, además, conserva la planta baja en su estado original, Posee una única planta con tres huecos, de los que el central es más largo. Los tres huecos se corresponden con tres puertas en planta baja.

El inmueble sito en el número 260, un conjunto de dos viviendas, comparte algunas características aunque parece algo posterior. De la misma manera el número 268, algo retirado respecto de la línea de la calle. En conjunto, conforman un interesante ejemplo de la arquitectura suburbial de la ciudad en el momento de su industrialización, así como el paso de una arquitectura popular a otra de carácter más industrial u obrero.

Apudepa es conocedora de que los edificios cuya catalogación y conservación se solicitan se sitúan en una zona afectada por la ampliación de la avenida de Cataluña. No obstante, la Asociación entiende que la arquitectura y el urbanismo adecuados, mediante soluciones imaginativas, pueden lograr la compatibilidad entre dicho proyecto, si es que finalmente se ejecuta, y la conservación de los bienes. Zaragoza no es solo su conjunto monumental y su memoria debe preservar etapas que, de otro modo, caerán en un imperdonable olvido.

18880156_1427275730652236_5118709197341950986_o

Apudepa pide la protección y la conservación de la Granja de Almudévar y rechaza tajantemente su derribo

Fotografía de la Granja de Almudévar tomada de: https://www.facebook.com/Almudevar-Actualidad-555943151118836/

La Asociación de Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés, Apudepa, ha sido informada de las intenciones de la Confederación Hidrográfica del Ebro de derribar un conjunto histórico de mucho interés: el Centro Agronómico de Los Monegros o Granja de Almudévar, construido por el afamado arquitecto Regino Boronio, uno de los principales representantes de la modernidad en Aragón.
Apudepa rechaza de forma tajante este derribo y pide la protección y conservación integral del conjunto, formado por un pabellón en U, tres pabellones más en un gran patio trasero y una pequeña construcción auxiliar. Por ello, Apudepa ha presentado ante las administraciones diversas solicitudes para la conservación del inmueble.

Tal y como hemos dicho en esos escritos, “el conjunto de edificios está formado por un inmueble principal con planta en U, conformado a su vez por un pabellón central y dos alas laterales que crean una plaza de recepción a la que se llega por una agradable senda arbolada. En la parte trasera de este edificio principal se sitúa un gran patio formado por dicho edificio y por tres pabellones, dos a los lados y uno en frente. Detrás de este último hay otro pabellón de servicio. Existen, además, algunas edificaciones auxiliares. La finca debe ser comprendida, al menos en su entorno, con todos sus terrenos, propios de la explotación agrícola, así como con su equipamiento y maquinaria. Se trata, en fin, de una muestra conservada en su integridad de este tipo de centros propios de una determinada época, la de los intentos de reorganización interior del territorio mediante el regadío. Es, por ello, un testimonio histórico importante, lo que se suma al indudable valor arquitectónico del conjunto”.

Apudepa, 15 de junio de 2017.

casa La Almolda derribo

El ayuntamiento de La Almolda derriba una casa catalogada y Apudepa anuncia que estudiará acciones legales

Apudepa lo denunció en cuanto tuvo conocimiento: el ayuntamiento de La Almolda pretendía derribar una casa histórica catalogada, la casa denominada a veces de los Grasa, a veces Tarranco. Tamaño despropósito se hizo realidad.

La casa situada en la costera de San Antonio nº 2, antiguo 22, de la localidad de La Almolda (Zaragoza) fue arrasada ayer por maquinaria pesada. El edificio se encontraba en perfecto estado estructural, no había ruina que le amenazase, y ocupaba un lugar estratégico en la confluencia de dos calles. En resumen, el vandalismo institucional sigue desbocado: La Dirección General de Cultura y Patrimonio respondió el 22 de mayo negando a Apudepa la catalogación a un ejemplo de alto valor de arquitectura tradicional. Con todo, la Resolución era susceptible de ser recurrida en alzada, lo que esta asociación pensaba hacer dentro del plazo concedido, que no concluía hasta el próximo 22 de junio. Leer más

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Apudepa denuncia que el ayuntamiento de La Almolda pretende derribar la histórica y catalogada casa de los Grasa

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Apudepa denuncia que el ayuntamiento de La Almolda quiere derribar una casa histórica y catalogada

La Asociación de Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés, Apudepa, denuncia que el ayuntamiento de La Almolda pretende derribar la casona de los Grasa, una edificación histórica que está catalogada por su interés arquitectónico en el documento de adaptación del Plan General de Ordenación Urbana de La Almolda.

Se trata de uno de los edificios considerados más antiguos de la localidad y perteneció a una de sus familias infanzonas. Posee un importante escudo de alabastro que atestigua su importancia solariega. En el documento de adaptación del Plan General de Ordenación Urbana de La Almolda aprobada en 2009 la casa tiene un grado de protección elevado (estructural). El documento, además, consigna que su estado de conservación es “bueno”.

Por todo ello ha causado estupor en esta Asociación que el ayuntamiento pretenda ahora su derribo, cuando se trata de un edificio muy interesante que pone en relación la arquitectura popular con los modelos palaciegos urbanos.

Apudepa ha puesto la situación en conocimiento de la Dirección General de Cultura y Patrimonio, a la que ha solicitado que proteja efectivamente el bien. Es una barbaridad que una Comunidad conserve únicamente la gran arquitectura palaciega y religiosa. El patrimonio cultural es algo mucho más amplio y desde luego comprende ejemplos tan vistosos e interesantes de la arquitectura rural como este. También se ha solicitado al alcalde de La Almolda.

Apudepa espera que no se consume este atentado contra el patrimonio de La Almolda.

Apudepa, 5 de abril de 2017.

PGU2
ermita palacios2

Alerta por la desprotección del patrimonio cultural de Mularroya

En la esquina inferior izquierda, escombros de Nuestra Señora de los Palacios tras su destrucción por la Confederación Hidrográfica del Ebro. Fotografía de Apudepa.

Miembros de Apudepa tuvieron la suerte de visitar recientemente la zona afectada por el pantano de Mularroya de la mano de uno de los mejores conocedores de la historia de ese territorio, Manuel Mercado. Apudepa pudo comprobar la amenaza que se cierne sobre muchos bienes, así como la mala manera de actuar de la Confederación Hidrográfica del Ebro y de las instituciones que tutelan el patrimonio, responsables todas ellas del reciente derribo de Santa María de los Palacios.

A continuación os dejamos con una magnífica explicación de Manuel Mercado para Chodes TV sobre el patrimonio amenazado de la zona.