FR.lumbreron.2001_1.1bFR.lumbreron.2001_2.1

Imágenes: Félix Rivas. 

Parecía que la historia del Lumbrerón era una historia de final feliz, pero no está claro todavía. En mayo de 2011, Félix Rivas, estudioso de la arquitectura popular, dio la voz de alarma informando de un importante derrumbe en uno de los más destacados bienes del patrimonio etnológico aragonés, una gran caseta de pastor llamada El Lumbrerón, en Pozuelo de Aragón. En aquel momento Félix Rivas nos transmitió lo siguiente:

 

El valor de los edificios de la llamada arquitectura popular no reside en el carácter “monumental” de ninguno de ellos en particular sino más bien en la sabiduría de las técnicas tradicionales de construcción sobre las que se basan todos y cada uno de los ejemplos que la componen. Y es que corrales, aljibes, mases, pajares, molinos, etc. se cuentan por cientos o por miles y suele resultar difícil destacar entre todos ellos algún ejemplo excepcional. Una de las excepciones a esto último lo constituye sin embargo la caseta pastoril conocida como el “Lumbrerón” de Pozuelo de Aragón.

Se trata de una impresionante caseta con muros de mampostería, de planta circular y cuyo elemento más característico es una cubierta de falsa cúpula que le aporta un perfil exterior que recuerda al de las conocidas neveras de Fuendetodos. Su extraordinario tamaño le permitía tener en un su interior un segundo piso formado por un armazón de maderos, y su función debió de ser la de apoyo a las faenas pastoriles, posiblemente como cuadra y pajar, de la cercana Paridera del Royuelo que continuó en uso hasta hace no muchos años.

Su emplazamiento se localiza a escasos metros y a la vista de la carretera que discurre entre Borja y Rueda de Jalón. Sus coordenadas UTM son 30T 633689 4621000, pudiéndose apreciar perfectamente su silueta circular en las fotografías aéreas del SITAR (Sistema de Información Territorial de Aragón). Aunque no ha sido posible su comprobación, parece que es de propiedad particular. Se encuentra dentro del término municipal de Pozuelo de Aragón, a poco menos de 5 km al sureste de la localidad, y por tanto pertenece al territorio de la comarca del Campo de Borja.

Su nombre popular de “lumbrerón” parece que tiene que ver con el parecido que presenta con las salidas de aireación de las bodegas subterráneas habituales en la zona.

Este tipo de casetas y otras similares también cupuladas con función pastoril o de apoyo a las faenas agrícolas están presentes en diferentes comarcas y territorios de Aragón como La Jacetania, el Valle de Tena, la Sierra de Guara, Grisel, Illueca, el Matarraña o el Maestrazgo turolense pero hasta ahora no se tiene noticia de ningún ejemplo entre los centenares conocidos de una talla similar a la del Lumbrerón. En el entorno de Jaca se han documentado otras casetas de este tipo también de gran tamaño pero que con sus 4 m de altura no se acercan ni de lejos a los aproximadamente 6 m de altura y otros tantos de diámetro inferior del Lumbrerón de Pozuelo.

El valor principal de este tipo de casetas es exactamente el que expresa la Ley de Patrimonio Cultural de Aragón ya que constituye “una forma relevante y expresión de la cultura y modo de vida tradicional y propio del pueblo aragonés”. Pero en este caso, debido a su tamaño extraordinario, el Lumbrerón de Pozuelo resulta ser la mayor de este tipo de casetas en todo Aragón y, por tanto, no parece exagerado adjudicarle el adjetivo de “catedral de las casetas pastoriles”.

No se trata, además, de un ejemplo totalmente desconocido, pues aunque todavía no forma parte del Censo General del Patrimonio Cultural Aragonés, fue incluido en el inventario de la arquitectura popular de las comarcas de Campo de Borja y Tarazona y el Moncayo realizado por Asomo (Asociación para el Desarrollo de las Tierras del Moncayo) el año 2004. En este estudio fue calificado como “uno de los ejemplos más importantes de la arquitectura popular de Moncayo” y fue por ello recogido en el libro editado por la misma entidad el año 2008 con el título “Espacios vividos, identidades construidas” (ver página 82). Fue asimismo utilizado como imagen promocional de la provincia de Zaragoza en la cartelería elaborada por el Patronato Provincial de Turismo en torno al año 2008.

Si bien hasta cercanas fechas permanecía fuera de uso pero en relativo buen estado de conservación, en una reciente visita a finales del mes de abril de 2011, ha despertado todas las alarmas el hecho de comprobar que se ha derrumbado todo un lateral de sus muros aunque dándose la afortunada circunstancia de permanecer en pie buena parte de su cubierta cupulada aunque con un evidente peligro inminente de ruina total.

Una posible opción para garantizar su conservación sería adjudicarle alguna de las figuras de protección que recoge la Ley de Patrimonio Cultural de Aragón aunque bien es sabido que incluir un bien inmueble en alguna de estas figuras no supone seguridad alguna de que se emprendan las acciones necesarias para su continuidad física.

Conocidos los hechos y el valor de la construcción, Apudepa se puso manos a la obra, llamó la atención pública sobre la cuestión, y cursó la oportuna solicitud oficial para la inclusión del Lumbrerón en alguna de las categorías del Censo General del Patrimonio Cultural Aragonés. El 26 de mayo de 2011 la Asociación registró en el Gobierno de Aragón dos documentos, uno para la catalogación y el otro para la adopción de medidas urgentes de conservación. En esa ocasión el Gobierno de Aragón aceptó los argumentos de Apudepa e incoó el expediente para la declaración del Lumbrerón como Bien Inventariado del Patrimonio Cultural Aragonés. Tal declaración se publicó finalmente en el Boletín Oficial de Aragón. El viento parecía soplar a favor del Lumbrerón. Al cabo de unos meses los propietarios reconstruyeron la pared derrumbada y la construcción parecía así recuperada.

FR.lumbreron.2011_2.1

Lamentablemente, las lluvias de la primavera de 2015 han causado un nuevo derrumbe. La pared reconstruida ha caído, por lo que el Lumbrerón a principios de 2016, ya un bien protegido del Patrimonio Cultural Aragonés, se encuentra en una situación precaria.