La ciudad es lugar, lugar donde ser, lugar donde encontrar, donde decir y escuchar, donde construir la sociedad. La ciudad es memoria hecha materia. Historia, en este caso, Historia de una F de Fundición y Futuro. Este proyecto es una narración visual con la que recorremos la historia de la Fundición a través de los objetos que sus hornos forjaron [Averly – Fundición y futuro ]. Unos hornos que no solo fundieron y dieron forma, sino que transformaron las ideas en materia. Objetos que una vez fuera de la Fundición definieron y contribuyeron a formar la ciudad de su época, la ciudad de Averly.

A través de la narración que nos marca la F recorreremos esos objetos que construyen ciudad, a veces de manera literal como en el caso de chapiteles y columnas, otras más sutiles como mobiliario, fuentes y monumentos que dan forma, escala y significado al espacio público urbano.

Integrada la acción cultural en la iniciativa Letras en la ciudad hemos colocado de manera efímera una gran F vaciada con la que representamos la posible destrucción de la Fundición y cómo su desaparición está íntimamente ligada al Futuro de la ciudad. Porque en el caso de la Fundición Averly se habla de algo más que de Patrimonio. La conservación de la Fábrica en su conjunto nos proporciona la cualidad de inmersión en un mundo que ya no existe.

Como ciudadanos queremos [re]tomar la ciudad, reclamamos el derecho a conservar y permitir que la ciudad, simplemente, sea. Estamos tratando de construir ciudad, construir a través de palabras como justicia e igualdad, siguiendo el camino de la F.

Os deseamos por siempre Fundición y Futuro.

Queremos agradecer a Guallar Interiorismo y en especial a Ingrid Guallar el habernos cedido el material necesario para realizar esta acción, a la vez que un espacio donde pensar y construir nuestras letras. Y a su padre Jose Mari Guallar por tomarnos como aprendices por un día. La solidaridad se construye cada día, colaborando en pequeñas dosis, las necesarias, contribuyendo con lo que podemos, alcanzando a donde llegamos. Todos juntos, cada día, con pequeños esfuerzos hacemos el mundo un poquito mejor. Gracias por apoyarnos.