BRIAL DESTRUYE ZARAGOZA EN AVERLY CON LA COMPLICIDAD DE PP, PSOE Y C’S.

Brial (grupo de empresas de la familia Briceño) ha derribado en la última semana uno de los principales bienes del patrimonio industrial europeo, con la complicidad de muchas instituciones de todos los poderes. El derribo hubiera quedado sin documental si los miembros de Apudepa y de la plataforma Salvemos Averly no hubiéramos estado haciendo guardia junto a Averly en todo momento para acompañar a la madre de las industrias aragonesas hasta el último momento. Ofrecemos en esta web las imágenes de una de las acciones más brutales sufridas en los últimos tiempos por la Ciudad de Zaragoza.

Los movimientos comenzaron el jueves 21 de julio de 2016, un día antes de que se cumpliera el plazo de un mes dado por Brial para encontrar una solución negociada y, por tanto, de manera mentirosa y desleal con la ciudad. Poco después de las 5 de la mañana la piqueta entró en Averly. Lo hizo de noche para no revelar antes de tiempo el gran engaño de Brial a la ciudad. Pero pronto el inicio de la demolición dejó claro el carácter de la “tregua-trampa” de Brial. El derribo comenzó con la tala de los magníficos árboles de la parcela.

El derribo de los bienes arquitectónicos comenzó con el taller de modelos. No es extraño que así fuera. Era el espacio preferido de las personas con sensibilidad. Probablemente los destructores desearan acabar cuanto antes con lo que menos entendían y más gustaba a los demás.

El día 22 Apudepa presentó ante el Tribunal Superior de Justicia de Aragón una solicitud de medidas cautelarísimas, y al Ayuntamiento de Zaragoza una nueva solicitud de suspensión y de incoación para la declaración como Monumento de Interés Local. El Gobierno de Aragón ni siquiera daba señales de vida. Por la tarde el juzgado de lo contencioso-administrativo número 3 resolvió las medidas cautelarísimas solicitadas. Mientras las máquinas derribaban anejos de las naves principales, el juez consideró que la situación no era “urgente” y denegó las medidas. Pero es que incluso la vista para las medidas cautelares las fijó… ¡para 5 días después!

El lunes 25 los trabajos consistieron en la retirada de la uralita. Y el día 26, para evitar que llegara nada completo a la vista del día 27, Brial derribó el gran templo de la fundición, la propia nave de fundición:

Aquí otra vista de ese funesto momento.

La máquinas, manifiestamente inapropiada para esos trabajos, y contra lo dispuesto por el propio proyecto de derribo de Brial, fue derribando insensible 140 años de historia industrial.

Los monstruos, las máquinas, siguieron avanzando.

El miércoles, mientras el juez celebraba la vista con las partes, Brial seguía destruyendo Averly. Con todo, el auto de medidas cautelares no salió hasta el día siguiente. Mientras tanto, Brial descargaba su saña contra lo que quedaba de la nave de fundición.

Por la tarde BRIAL derribaba la histórica chimenea de la fundición. Eran sobre las 4 de la tarde cuando la impresionante chimenea de sección cuadrada dejaba de existir.

Más tarde, y mientras el juez seguía rumiando, le tocó el turno al taller de fundición.

El juez seguía pensando.