Imágenes: CB-Apudepa.

La historia de casa Dueso, en Fraga, es otra historia triste para el patrimonio cultural aragonés. Este valioso edificio, una de las mejores muestras de la arquitectura tradicional fragatina del siglo XVIII, fue derribado por la irresponsabilidad del Ayuntamiento de Fraga y de la Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno de Aragón, encabezada por Jaime Vicente Redón. Hoy sabemos que el edificio formaba parte del Inventario del Patrimonio Cultural de la comarca del Bajo Cinca, todavía inédito.

Apudepa hizo diversas gestiones ante el Ayuntamiento de Fraga para que protegiese el edificio y paralizase el derribo, incluida la presentación de un escrito oficial de 5 de julio de 2007.

Apudepa hizo la denuncia pública y registró el 13 de marzo de 2008 una solicitud oficial para la incoación del expediente para la declaración de casa Dueso como Bien de Interés Cultural o, subsidiariamente, como Bien Catalogado o Bien Inventariado. Ante la incomprensible parálisis de la Diputación General, Apudepa presentó un nuevo escrito el 17 de mayo de 2008 para solicitar a la Dirección General de Patrimonio Cultural que actuase con diligencia, pues los rumores en la ciudad apuntaban al inminente derribo del edificio. Pese a ello la Dirección General de Jaime Vicente Redón solo acudió a Fraga el 5 de junio, cuando (oh casualidad) el derribo ya había comenzado. Así las cosas, El Gobierno de Aragón desestimó la petición de Apudepa, porque, literalmente “resulta inviable poder valorar un edificio del que únicamente queda una parte mínima de un interior derribado y un resto muy pequeño de una de sus fachadas, por lo que entendemos que no procede su declaración”. Si tenía valor, daba igual. Habían llegado tarde pese a haber sido reiteradamente avisados por Apudepa con meses de antelación.

Tal y como dijimos en nuestras solicitudes de protección*:

Casa Dueso era un conjunto de dos inmuebles, sitos en la plaza de San Pedro nº 5 y en la calle de San José de Calasanz nº 1 de la ciudad de Fraga pertenecientes a una misma propiedad. Dichos inmuebles se encontraban situados en el casco histórico de Fraga, junto a la Iglesia de San Pedro, en una de las zonas más antiguas del caserío de la ciudad.

El inmueble sito en la plaza de San Pedro nº 5 presentaba una notable antigüedad, siendo un ejemplo significativo de las “casas de habitación” que proliferan en época moderna. Se trata de un edificio en ladrillo que presentaba una interesante composición de huecos en fachada, conforme a una “jerarquización” de los mismos muy propia de las “casas de habitación”. Sin poseer méritos artísticos o históricos excepcionales, se trataba del testimonio de una tipología muy maltratada por el urbanismo moderno y, por tanto, constituía un documento de considerable valor histórico y artístico en el contexto fragatino.

El inmueble sito en la calle de San José de Calasanz nº 1 presentaba un valor histórico y artístico muy notable en el contexto de una ciudad que ha perdido gran parte de su magnífico caserío histórico. Se trataba de una casa cuya antigüedad se remontaba, al menos, al siglo XVIII, apareciendo las fechas 1789 y 1788 en dos de los balcones. La planta baja, tal y como se recoge en la ficha nº 138 del estudio de edificios de interés conservado en el Ayuntamiento de Fraga, conservaba un arco escarzano conformado por doveladura de ladrillo. “En el primer piso existen dos balcones con barandillas de hierro forjado muy trabajadas. Todos los ladrillos presentan doveladura de ladrillo con la zona central destacada, en forma de arco escarzano. El alero está compuesto por una plataforma de madera y canes del mismo material con perfil tallado”. Predominaba el ladrillo como material de cerramiento en fachada, si bien la planta baja conservaba zonas de interesante sillería.

Sin perjuicio de las dataciones anteriormente expuestas, debe considerarse muy seriamente la posibilidad de que dichos inmuebles presentasen un origen muy anterior, máxime cuando se constata la presencia de sillería reutilizada en ambos inmuebles. Por ello resultaba necesario estudiar las características arquitectónicas y constructivas del interior, pues una observación adecuada hubiera podido detectar probablemente la presencia de elementos de interés.

El estado de conservación de ambos inmuebles, particularmente del inmueble sito en la plaza de San Pedro nº 5 no era el adecuado, y por ello Apudepa solicitó al Ayuntamiento de la ciudad de Fraga ordenar subsidiariamente la ejecución de las obras necesarias para su conservación.

*El texto ha tenido que ser lamentablemente actualizado mediante la conversión de los tiempos al pasado.

** “Cuestión de interés”. Artículo de Carlos Bitrián publicado por Heraldo de Aragón sobre Casa Dueso.