20130321201251-copia-de-teatro-principal.-blanca-esquilio-2

Visita de Apudepa al Teatro Principal en 2013. 

Apudepa ha tenido conocimiento de que está en marcha un proyecto de intervención en el Teatro Principal de Zaragoza, ordenado por su propietario el ayuntamiento, que contempla el desalojo del patio de butacas. Asimismo, hemos tenido conocimiento de que recientemente han sido extraídas todas las butacas del mencionado teatro, obra declarada Edificio de Interés Arquitectónico-A por el Plan General de Ordenación Urbana de Zaragoza y Bien Catalogado del Patrimonio Cultural Aragonés por Orden de 29 de octubre de 2008, del Departamento de Educación, Cultura y Deporte.

El Teatro Principal es un bien importante de la ciudad, de finales del siglo XVIII y muy reformado a lo largo de los tiempos. En la actualidad conforma un conjunto coherente que en 2008 fue protegido legalmente. Tal y como hemos podido comprobar a través de la prensa (véase el informe de la historiadora del arte Belén Boloqui que se aporta adjunto y del que extraemos los datos) en la actualidad se está llevando a cabo una intervención que ha incluido la retirada de las butacas de Loscertales de la platea, ya ejecutada. Sabemos que hasta la fecha presente no se han retirado los asientos y el amueblamiento en general de los palcos de platea y autoridades, también de Loscertales, y las butacas de hierro fundido del 2º, 3º y 4º pisos del anfiteatro, en ese caso con diseño del arquitecto Ricardo Magdalena. Asimismo, hemos tenido conocimiento de que durante la reforma reciente del restaurante, “desaparecieron” la barra del ambigú y las lámparas que lo iluminaban (el resto del mobiliario quedó redistribuido por el teatro).

Las butacas de la platea son parte importante del mobiliario del teatro principal, debidas a la prestigiosa firma zaragozana de muebles Loscertales. Fueron instaladas en teatro tras el final de la guerra civil y forman ya parte de la imagen histórica del interior del edificio (sobre las obras en el teatro y las butacas véase el informe adjunto).

Resulta difícil de comprender que el ayuntamiento de Zaragoza haya tomado la decisión de extraer las butacas, y es necesario conocer si para ello ha llevado a cabo todos los trámites que son preceptivos en un Bien Catalogado del Patrimonio Cultural Aragonés, toda vez que la sustitución del patio de butacas de un teatro es una operación que claramente afecta al conjunto del bien. Quede dicho aquí que nos hubiera gustado que la decisión fuese adoptada tras un proceso de consulta a los diversos colectivos y personas que, por una u otra razón, tienen interés en el teatro (especialmente las instituciones consultivas del patrimonio cultural contempladas por la ley, las personas trabajadoras del teatro o los grupos de espectadores y espectadoras). Parece ser que la butaca de Loscertales para el Principal va a ser sustituida por otra modelo “Arriaga”, en una operación con un presupuesto de 300 000 euros. Un dinero que sería muy útil, por cierto, en la conservación del patrimonio zaragozano. El ayuntamiento ha justificado el cambio en prensa por razones de seguridad y salubridad. Parece evidente, sin embargo, que la resolución de los problemas que puedan existir actualmente en el teatro principal puede y debe hacerse de manera compatible con los valores culturales y la esencia patrimonial del inmueble, y tras un periodo de estudio, participación y consulta. Lo que no es creíble es que no se pueda abordar la rehabilitación de las butacas, bien sea en su totalidad o bien en fases, ya sea ahora o en el momento oportuno, en función de las posibilidades presupuestarias. Para la sustitución de las butacas se han presupuestado 300 000 euros. Habría que saber cuánto cuesta mensualmente el guardamuebles Gil Stauffer que almacena en la actualidad las butacas del patio y hasta cuándo ha sido contratado, así cómo el plazo en que está prevista la nueva instalación de las butacas.

Nos hallamos ante una decisión que podríamos calificar de arbitraria e inconveniente, y profundamente incoherente con la organización municipal de la exposición de puesta en valor de Loscertales celebrada este año. Por todo ello,

El Teatro Principal de Zaragoza tiene la consideración de BCPCA, lo que implica que cualquier intervención en el mismo, de acuerdo con la Ley 371999, de 10 de marzo, del Patrimonio Cultural Aragonés, requiere autorización del Departamento responsable en materia de Patrimonio Cultural (artículo 51.2). Por todo ello, Apudepa ha pedido al Gobierno de Aragón y al Ayuntamiento de Zaragoza:

  • Conocer si el Ayuntamiento de Zaragoza ha solicitado al Departamento de Educación, Cultura y Deporte de la Diputación General el permiso oportuno para el desplazamiento del mobiliario del Teatro Principal de Zaragoza.

  • Conocer si este traslado de las butacas del Teatro Principal de Zaragoza cuenta o no con la preceptiva autorización del Departamento de Educación, Cultura y Deporte de la Diputación General.

  • Que el Ayuntamiento establezca el control y seguimiento de las butacas desplazadas a fin de que no salgan de la ciudad y se preserven como bien cultural de Zaragoza y de Aragón.

  • Que se aclare el destino que pretenda darse a unos bienes que forman parte del BCPCA del Teatro Principal de Zaragoza.

  • Que se aclare el lugar en el que se encuentran la barra del ambigú y las lámparas que lo iluminaban.

  • Que por el ayuntamiento se tomen las medidas oportunas para la rectificación del proyecto y la reinstalación de las butacas de Loscertales, adoptando las medidas oportunas para garantizar la seguridad, la salubridad y la comodidad de las personas, así como la accesibilidad de personas con discapacidades y la resolución de las justas demandas que sea menester.

  • Que se proceda a la realización del inventario del patrimonio mueble del Teatro Principal, incluyendo, al menos, las piezas que formaban parte de él en el momento de su declaración como Bien Catalogado del Patrimonio Cultural Aragonés.

  • Que se abra un proceso de participación técnica y social para encontrar las soluciones que den justa respuesta a todas las cuestiones planteadas.

*Texto basado en el escrito presentado ante las administraciones mencionadas.