2016-11-19-photo-00000593

Miembros de La Asociación de Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés, Apudepa, han visitado esta tarde algunos de los yacimientos afectados por la Declaración de Impacto Ambiental del pantano de Mularroya y han podido comprobar que no se están cumpliendo las prescripciones impuestas por la Dirección General de Patrimonio Cultural.

La resolución de esa Dirección General de 4 de febrero de 2003 ordenó la excavación arqueológica total del yacimiento de la Paridera de Valberigo, así como la recogida exhaustiva del material mueble arqueológico para su inventario y estudio en el yacimiento de la Chopera del Rey. Pues bien, según hemos podido comprobar hoy, los trabajos se están realizando al parecer con prácticas poco ortodoxas (se ha utilizado una retroexcavadora según resulta visible), y se han dejado amontonados y abandonados restos materiales de valor arqueológico, como sillarejos, fragmentos cerámicos y huesos.

Como consecuencia de una consulta a personas conocedoras en la materia, Apudepa ha podido saber que es posible que los huesos sean humanos. Es por todo ello por lo que hemos puesto los hechos en conocimiento de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.

En todo caso, es alarmante el conjunto de malas prácticas patrimoniales que se están acumulando en los trabajos relacionados con las obras de Mularroya.

19 de noviembre de 2016.