alfarjeqlt-20

Fotografía cedida a Apudepa por el arquitecto Javier Peña. 

Datos recientes revelan que el caserón es uno de los principales ejemplos de la arquitectura de Calatayud

Apudepa solicita al Ayuntamiento de Calatayud y a la Diputación General una intervención de urgencia para evitar el derrumbe del palacio de Villa Antonia

Algunas informaciones dadas a conocer recientemente han permitido calibrar la excepcionalidad histórica y artística del palacio de los marqueses de Villa Antonia, situado en la plaza del Carmen de Calatayud. Pese a lo que su elegante exterior neoclásico permite inicialmente imaginar, el edificio es una antiquísima construcción que remonta sus orígenes a la Edad Media. Recientemente se ha dado a conocer la existencia de dos impresionantes alfarjes medievales en la planta baja del palacio (por ejemplo, el arquitecto Javier Peña presentó una comunicación al respecto al IX Encuentro de Estudios Bilbilitanos). La existencia de estas magníficas obras constituye una evidencia de la antigüedad de la fábrica, que se muestra además en otros signos exteriores de la misma. La suma de etapas constructivas en este importante edificio lo convierten en uno de los mejores ejemplos de la arquitectura histórica bilbilitana. Constituye, además, un edificio importante para comprender la arquitectura civil aragonesa de origen medieval.

Pese a los valores del edificio, el palacio se encuentra en estos momentos sometido a un proceso de deterioro que debe ser inmediatamente revertido mediante una intervención de urgencia por parte de las administraciones competentes. En estos momentos existe un serio riesgo para el edificio.

Es por ello por lo que Apudepa ha solicitado oficialmente a la Diputación General de Aragón que reconozca la importancia del inmueble mediante su protección como Bien de Interés Cultural, y al ayuntamiento de Calatayud que acuda inmediatamente a su reparación.

La Asociación considera que el palacio de Villa Antonio requiere un programa de restauración que debe conservar rigurosamente sus elementos y salvaguardar su autenticidad constructiva, arquitectónica y artística. Tanto posibles derrumbes como intervenciones irrespetuosas sobre el edificio serían nefastas para el patrimonio cultural aragonés.

Más información en el espacio dedicado al palacio en la web de Apudepa.

5 de octubre de 2016.